jueves, 18 de octubre de 2012

Último discurso de Evita

17 DE OCTUBRE DE 1951:
ULTIMO DISCURSO DE EVITA.





Mis queridos descamisados:
Yo no valgo por lo que hice, yo no valgo por lo que soy ni por lo que tengo; yo tengo una sola cosa que vale, la tengo en mi corazón, me quema en el alma, me duele en mi carne y arde en mis nervios…¡es el amor por mi pueblo!.
Si este pueblo me pidiese la vida, se la daría cantando; porque la felicidad de un solo descamisado vale más que mi vida.
Mis descamisados: yo les agradezco todo lo que ustedes han rogado por mi salud, espero que Dios oiga a los humildes de mi patria para volver pronto a la lucha. Yo se que Dios esta con nosotros, porque esta con los humildes y desprecia la soberbia de la oligarquía; y por eso la victoria será nuestra, tendremos que alcanzarla tarde o temprano, cueste lo que cueste, y caiga quien caiga.
Les pido una sola cosa, estoy segura que pronto estaré con ustedes, pero si no lo llegara a estar por mi salud, ayuden a Perón, sigan fieles como hasta ahora con él.
Yo no quise ni quiero nada para mí. Mi gloria es y será siempre el escudo de Perón y la bandera de mi pueblo, y aunque deje en el camino jirones de mi vida, yo se que ustedes recogerán mi nombre y lo llevaran como bandera a la victoria
”. 


¡Glup! ¿Se puede agregar algo? 

¿Puede alguien del campo popular no estremecerse cuando dice "yo tengo una sola cosa que vale, la tengo en mi corazón, me quema en el alma, me duele en mi carne y arde en mis nervios…¡es el amor por mi pueblo!"

Esta era Evita, alguien a quien sublevaban y dolían en su propia carne las injusticias de clase, como el Che. Ayer escuché este discurso entero y las lágrimas me desbordaron. Pocos meses después (26 de julio de 1952) el cáncer se la llevó del lado de su pueblo. Había nacido un 7 de mayo. Tenía apenas 33 años.

Ojalá seamos dignos hoy, compañeros, de tanta entrega y estemos dispuestos como ella a dar la vida por nuestro pueblo y su bienestar.


Esteban Cámara

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.