lunes, 24 de junio de 2019

Carta abierta a mi vecino macrista

Yo sé que vos decís que preferís estar peor con tal de que no vuelvan los k al gobierno, con tal de no verla a la yegua dar sus discursos con el dedito en alto, ¿pero te parece que el país puede soportar otros cuatro años de endeudamiento, tarifazos, desocupación y pobreza?

Yo te aseguro que para el 2021, a más tardar, van a volver los saqueos, los piquetes a cada rato, los muertos en las calles peleando por un paquete de fideos, los comerciantes llorando porque los saquearon, los pibitos llorando de hambre…

No me creiste en 2015 cuando te decía de los tarifazos, de la desocupación, de la pobreza, del hambre, de las jubilaciones. Y pasó. Todo eso pasó.

Hoy no te voy a hablar de solidaridad, ni de derechos humanos. No te voy a hablar de nada que tenga que ver con conciencia social. Yo sé que a vos esas cosas no te van ni te vienen. Vos decís ser un buen ciudadano porque no robás (bueno, alguna cosita podría hablar yo al respecto pero quedate tranquilo que no soy botón, tampoco ciego), porque trabajaste, porque nadie te regaló nada, porque lo poco que tenés lo hiciste trabajando. Yo también, pero no importa.

Te lo planteo exclusivamente desde una óptica individual. Saquemos del escenario el análisis de lo social. Vos tenés esposa, hijos, nietos y pensás que podés (pueden) tolerar estar un poco peor. De hecho ya lo estuviste, en el 2001. Y no se murió nadie. Bueno, nadie que conozcas. Está bien.

Pero mirá vos si este 2021 (o 2020 o 2022) de seguir Macri, no tienen tanta suerte. Mirá si justo tu nieto, o tu hija, o tu esposa o vos, van por la calle y se arma un saqueo. A mí me pasó en 2001 cerca de nuestro barrio, a menos de veinte cuadras. Iba en la moto y vi cerca de un centenar de personas con palos cerca del supermercado, juntándose, preparándose. Despues fueron unas cuadras más al este y saquearon a otro super. Hubo disparos, corridas y gases. No murió nadie, pero de casualidad. Pude haber muerto yo, que solamente pasaba. Me puede pasar de nuevo de seguir esta espiral de endeudamiento y empobrecimiento. Pero también te puede pasar a vos, a tu esposa o a tu hija o a tu nieto.

Viste, no te hablé de derechos humanos, eso que tanto te jode. No te hablé de lo social. Podés sufrir algo horrible vos o alguien de tu familia de seguir esta política. Ya ha pasado. Puede morir alguien de los tuyos, o algún vecino. Alguien que conozcas.

Hoy no te voy a decir que pienses en los otros. No votes a Macri. Pero por vos.



Esteban Cámara
Santa Fe, junio de 2019

miércoles, 19 de junio de 2019

Las razones de un resultado

Elecciones del 16 de junio de 2019
El resultado de las elecciones provinciales de Santa Fe lleva a un cambio de gobierno luego de 24 años continuados de un frente con eje en el anteriormente denominado partido socialista popular y paralelamente, marca el consiguiente retorno del peronismo al comando del ejecutivo provincial.
Primero deberíamos decir que doce años de gestión son bastantes, no es tan malo el desempeño teniendo en cuenta el desgaste en el gobierno. Incluso, luego de un descenso no particularmente pronunciado pero sí sostenido en cuanto al caudal de votos (2007: 48.6%; 2011:38.6%; 2015: 30.6%; 2019: 36.4%), con la excepción de 2019, en donde hay un ligero repunte (del cual ya vamos a ver una posible causa), pero que no alcanza a evitar la derrota a manos del peronismo ni tampoco llega a igualar (aún acercándose bastante) a la performance de 2011.
imagen.png
Siempre respecto de la elección a gobernador y analizando los resultados de las Primarias Abiertas versus las Elecciones generales, gracias a la iniciación y participación fundamental de mi sobrina Florencia Ruben, obtenemos como base la siguiente estadística:
Elecciones 2019 Santa Fe
PASO Generales  Diferencia
Juntos (PJ y otros)           704.168           738.936            34.768
FPCyS (PS y otros)           510.445           662.596         152.151
Cambiemos (Pro-Radicales y otros)           322.935           345.654            22.719
Frente de Izquierda Trabajadores              37.165
Nueva Izquierda              25.956
Alternativa Federal              23.686
Espacio Grande              20.314
Total        1.644.669        1.747.186         102.517

En primer lugar, resulta bastante llamativo el incremento registrado por el FPCyS entre las generales y las PASO, significativamente superior al de sus otros dos contendores en las generales (casi el triple de los otros dos partidos, sumados). Este resultado creo que se puede explicar por haber 'heredado' el FPCS los votos del FIT, Nueva Izquierda y Espacio Grande, tres grupos de izquierda tradicionalmente refractarios al peronismo (así como hay otros que son aliados naturales del ala izquierda de este movimiento), mientras que podemos asignar los 23.000 votos de Alternativa Federal a Juntos (peronismo y aliados). Suponiendo que fueron correctas las suposiciones anteriores, los votos 'nuevos' (100.000, aproximadamente) tuvieron como destino, en un 70%, al FPCS, 20 % a Cambiemos y un 10% a Juntos.
Una de las hipótesis que creo que se va a convocar para explicar el magro resultado de la alianza Cambiemos en estas elecciones, es la polarización entre Juntos y FPCS. Pero, a mi juicio, esta desastrosa elección del partido de gobierno nacional y municipal no se puede atribuir a la polarización, dado que desde un primer momento las encuentas de todo origen dieron perfectamente el 'tono' del resultado final (entre 16 y 20%). No es que los votos se fueron 'fugando' hacia los posibles ganadores al conocerse que iba a ser una elección de sólo dos posibles ganadores. Los votos originales de la fórmula cambiemita prácticamente se mantuvieron (pudo haberse ´fugado´ un uno o uno y medio por ciento, no más). No, como probablemente se verifique en las próximas elecciones nacionales, han sido las políticas nacionales de Macri - Cambiemos las que pueden explicar perfectamente esta debacle radical-cambiemita.
Volviendo al tema principal y conociendo la historia política santafesina, por otra parte, no debería llamar la atención la monopolización de los votos 'nuevos' o 'heredados', conjuntamente, por parte del FPCS (de ese conjunto, el 73% fue al FPCS, 16% a Juntos y 11% a Cambiemos): La clase media santafesina de cualquier orientación ideológica suele ser refractaria al peronismo, mostrando un gorilismo cultural que es casi una marca de nacimiento. Ante la polarización, los votos no alineados suelen ir a parar al adversario del peronismo, cualquiera sea éste. Recordemos que Cambiemos no era considerado 'voto útil' por aquello ya expresado de resultados PASO + encuestas, por lo que no era un atractor del voto antiperonista en esta coyuntura en particular.

2007-2019 Estrategias de gestión: Gobiernos con eje en el marketing versus gobiernos con eje en las políticas públicas
¿Cómo se posicionó estratégicamente el FPCS como gestión de gobierno? Desde un primer momento, 2007, las nuevas autoridades provinciales mostraron una desconfianza supina en la planta de empleados permanente de la provincia.
Una anécdota personal puede explicar algo la situación: A los pocos días de asumir la nueva gestión en diciembre de 2007, al salir por la tarde de trabajar en casa de gobierno, Santa Fe, me encontré con unos amigos de la infancia, militantes radicales hijos de un caudillo radical. Estaban exultantes, pero me manifestaron claramente, algo así como '...no sé que van a poder hacer los nuevos funcionarios con esta manga de peronistas', haciendo referencia a los empleados públicos. Ese análisis era totalmente equivocado, porque en mis varias décadas como empleado público no pude encontrar el menor fundamento para asumir que la componente ideológica o partidariamente peronista de los agentes públicos sea mayor a un veinte, a lo sumo un veinticinco por ciento.
Ese sentimiento de distanciamiento del grupo de personas que asumía el gobierno respecto de la planta de empleados se expresó como desconfianza con los dictámenes, puenteo de las estructuras administrativas existentes, etc. Se desestimaron las instancias de control, fundamentalmente, y también las de administración, creando estructuras paralelas a cargo de personal recién llegado al que los funcionarios de gobierno adjudicaron una fidelidad, dada su suposición de inexistencia de la misma en el caso de los empleados 'viejos'. Uno de los problemas asociados a esto, no el mayor, es el aumento desmesurado del personal estatal. Otra característica asociada a la gestión material es la triplicación (o superior) de la cantidad de cargos políticos, creando áreas previamente inexistentes como las áreas político-jurídicas, instancias de decisión en un apartado que hasta ese momento se había considerado como predominantemente técnico, entre otras
Pero la principal manifestación de la estrategia de gobierno, dentro de muchas posibles, es la orientación principal al marketing, a la imagen. Se crearon o sobre-dotaron las áreas de fotografía y filmación, prensa y demás, haciendo correr en paralelo jugosas pautas a la prensa amiga. Y eso por sobre la mesa, tengo la particular intuición de que por debajo de la tabla fluyeron gruesos sobres con fondos vaya a saber de qué origen.
Como profesional especialista en políticas públicas, sumado al hecho de haber sido, efectivamente, militante peronista opositor a las agrupaciones ligadas al partido de gobierno en la política universitaria (militancia que no hubiera debido tener nada que ver dada mi condición de profesional de la planta administrativa), mi asignación de tareas se vio bastante perjudicada en un gobierno para el cual las políticas públicas pasaron a ser secundarias o menos y el casi único interés de los funcionarios de gobierno es la imagen y lo que diga de ellos la prensa.
Este aspecto es, a mi juicio, el principal defecto y explicación de la derrota de estos días. Por supuesto que un gobierno no puede descuidar la imagen, o la búsqueda de aliados o 'empleados' en la prensa, pero tampoco debe darle un lugar central, excluyente.
Las políticas públicas son las acciones (incluyendo su motivación, su particular diseño y, primariamente, su forma de ejecución) que lleva a cabo un gobierno, aquellos dispositivos por los cuales el estado cobra sentido en su relación con la sociedad. Las obras públicas (para el caso, los hospitales construidos), son simplemente la estructura física, una especie de entramado al estilo de los órganos óseos de un vertebrado. Pero ese 'esqueleto' sólo cobra sentido en el sentido de permitir, de hacer fluir, de dar lugar a esas acciones de gobierno por el cual el estado regula, asigna, desarrolla, repara y administra (o no lo hace, creando un vacío de significado) las relaciones de la comunidad: individuos, empresas, ONG's y las agencias propias y les asigna, a esas acciones y a sí mismo, un determinado sentido. En lo posible, un sentido coherente con la ideología del o los grupos gobernantes.
Podemos mencionar muy pocas políticas que se hayan plasmado positivamente en el accionar del estado santafesino en estos años: El plan Abre, las políticas culturales, poco más.
En la salud pública, más allá de la construcción de varios elefantes blancos, el déficit de gestión es enorme y se evidencia mediante un síntoma dramático: Algunos efectores de salud se han 'botonizado', requiriendo un funcionamiento casi policial para evitar las agresiones de la gente hacia el personal, agresiones cada vez más frecuentes que, a mi juicio, no son sino el resultado del destrato, las demoras, la violencia institucional con la que la desaprensión en las políticas de salud agrede a la ciudadanía más vulnerable.
Me refiero, por ejemplo, al Hospital Cullen, efector de salud en el que trabajé los primeros 11 mis 36 años de actividad pública. Ese nosocomio hoy ha sido convertido en un régimen prácticamente penitenciario con entrada regulada por uniformados al menos en el horario en el que lo visité allá por 2016, por la tarde. La situación de ese querido hospital, donde inicié mi actividad laboral formal, me hizo acordar más a cuando visitaba a mi hermana presa política en Villa Devoto, que a mi experiencia laboral hospitalaria de hacía un par de décadas.
Además de ello, y hablo por tener familiares y conocidos que se atienden en la salud pública, las demoras, las postergaciones y las atenciones por debajo del límite mínimo de dignidad están al corriente en los efectores públicos luego de 12 años de gobierno del FPCS.
En lo que hace a la policía la postura de la gestión saliente fue la permisividad con el autogobierno policial, lo que explica el descontrol y el grado de inepcia y corrupción de esa fuerza. 

El resultado del período
El ciclo de gobierno se inició con un superavit de 500 millones de dólares, superavit que pasó a ser déficit en sólo cuatro meses de gestión, según fuentes propias del ministerio de economía.
Por otra parte, el partido de gobierno anterior dejó el poder con un presupuesto de 900 millones anuales para obras sumados a que, a principios de 2008, el gobierno nacional instituyó el fondo de la soja, originado en las retenciones a las exportaciones de la oleaginosa que significó para la provincia otros 1.600 millones anuales, con cargo a obras públicas exclusivamente. Lo primero que hizo la gestión de gobierno fue licuar el presupuesto de obras públicas previo y construir exclusivamente en base al nuevo fondo. El fondo de la soja fue dejado sin efecto por Macri en 2018.
Al parecer, ese presupuesto de obras que 'desapareció' fue destinado a financiar al amiguismo periodístico y a la superpoblación de estructuras y agentes públicos que los funcionarios rosarinos imaginaron y efectivizaron para subsanar aquella supuesta resistencia de la 'manga de peronistas' que creyeron encontrar enquistada en las estructuras del estado.
A pesar de las épocas de bonanza económica vividas en el país, particularmente entre 2008 y fines de 2013 (fecha del primer golpe de mercado efectivo contra el gobierno nacional de entonces) ese buen momento financiero no se tradujo en el desarrollo de políticas y proyectos de gobierno. Por esto, viendo la carencia de un componente importante y asertivo de políticas públicas, a pesar de la disponibilidad de financiamiento, se puede calificar a estos doce años de gestión del FPCS como la década perdida en la administración santafesina.
Burocracia partidaria
En un artículo reciente de Paul Krugman se caracterizaba a la gestión republicana Trump como la típica burocracia partidaria, por la desconfianza y destrato de los funcionarios del partido y del gobierno respecto de los profesionales no partidarios, altamente formados y de prestigio independiente.
La misma actitud se pudo verificar, oh sorpresa, en los funcionarios de la gestión del FPCS respecto de los más experimentados especialistas y posgraduados que encontraron en el estado provincial santafesino.
En lo particular pude apreciar que, luego de cada intento de colaboración, al surgir de mi parte el más mínimo cuestionamiento respecto de las instrucciones o deseos de las autoridades, ya los funcionarios dejaban de consultarme y era apartado de los temas que llevaba. Un caso bastante risible me ocurrió al desempeñarme como responsable de control de gestión en la unidad provincial del plan nacional Nacer, en donde en una reunión en la que yo informaba el grado de avance de los resultados de la unidad en cuanto a las metas fijadas, uno de los funcionarios políticos me censuró agriamente diciéndome que yo 'tenía que darles los números y no andarles diciendo lo que se hacía mal´. Esa última era precisamente la función de control de gestión. En definitiva, ante la incomprensión y /o censura de lo que era por naturaleza mi rol, con otros ejemplos que no quiero contar para no aburrir, opté por irme de la función.
Lo mismo me relataron otros muchos profesionales de alta formación. Un colega y amigo me confió que a los pocos meses de iniciado el ciclo de gobierno uno de los funcionarios le intentaba hacer decir por todos los medios que lo que había antes era un desastre y que ellos estaban 'salvando el día'. Al contestarle el profesional que lo de antes era malo pero que lo de ahora lo estaba empeorando fue dejado de lado por completo y no lo dejaron participar de ninguna actividad laboral a excepción de lo que ya era mayormente su rutina.
En algunos casos sé de funcionarios que llegaron al extremo de pedirle al personal de planta la confección de un 'paper' y luego presentarlo a su nombre y omitiendo a los verdaderos autores (D. de Farmacia y Bioquímica, ca. 2009). En mi caso, luego de desarrollar un organigrama organizacional en el Ministerio de la Producción con la colaboración, recién al final, de una asesora, el ministro presentó la estructura adjudicándole la autoría de la misma a esa persona, desconociendo a quien había realizado el 70-80% del trabajo.

Coda
Como ejemplo de la actitud despreciativa hacia el personal estatal del partido al cual le quedan pocos meses de gobierno provincial, debo contar una anécdota que se remonta a mediados de diciembre de 2015. Caminaba el que suscribe por las inmediaciones de la casa de gobierno a los pocos días de asumir el tercer período (gobierno de Lifschitz) cuando me encuentro con Mariano, un conocido de mis sobrinos. Ante la pregunta de mi interlocutor sobre mi trabajo no puedo evitar decirle "... y... trabajando, poco, como desde que entraron éstos". Al decir esas palabras algo me llama la atención: Pasa por al lado mío un veterano trajeado, destinándome una evidente sonrisa burlona, gozando manifiestamente de mi disgusto con la situación. Era el flamante ex diputado y nuevo asesor de gabinete del gobierno de Lifschitz, un político añejo famoso por su acre gorilismo y escasa capacidad de empatía: J. C. Zabalza.





Esteban Cámara
Santa Fe, junio de 2019

lunes, 17 de junio de 2019

Peronia

En los últimos tiempos ha aparecido una palabrita en el lenguaje político argentino: Peronia. Peronia vendría a ser un país 'ficticio' en donde los trabajadores creen tener derecho a comprar auto, casa, celular y viajar de vacaciones. O tener derechos a secas, bah.
Los postuladores de este principio, suelen argumentar que Argentina tenía mejor producto bruto en 1910 que países hoy desarrollados como Nueva Zelanda y Australia y la única explicación que encuentran a las inversión de la ventaja que se observa actualmente, es la aparición en Argentina del Peronismo, en 1945 (nunca reparan en qué pudo haber pasado en ese intermedio de 35 años). 
Entonces, hablan de "setenta años de peronismo", obviando que el período incluye 18 años de proscripción del peronismo, más los 8 años de la última dictadura militar que implantó un sistema económico neoliberal, sumado a que el radicalismo gobernó 10 años y hay otros 10 años neoliberales, aunque con la foto de Perón y Evita detrás de los palcos oficiales.
Para una persona formada políticamente, el signo político no deviene de las fotos, de los escudos o de las canciones, sino del contenido de las políticas públicas. Todas esas salvedades nos dejan los "setenta años" reducidos a sólo veintidós (menos de un tercio).
Más allá de esta disonancia numérica, los adeptos al argumento (anteriormente denominados 'gorilas') manifiestan que por culpa del peronismo los trabajadores (o pobres, o 'negros', como suelen decirles también) se acostumbraron mal. Se acostumbraron a tener vacaciones, poder adquirir viviendas o autos con ayuda del estado y cosas por el estilo. O sea, el peronismo sería 'culpable' de haberle inculcado a toda la gente la idea de que eran sujetos de derecho, no sólo los de clase media o alta: ¡También los 'negros'!
Una variante de este pensamiento es la teoría del valor de las commodities, que dice que los gobiernos peronistas llegan en momentos en que las commodities argentinas tienen un precio alto. Esto es gracioso, porque parece que el valor alto de las mismas siempre, y sólo, se verifica cuando al país lo gobierna el peronismo.
La debilidad principal, sin embargo, del argumento de 'Peronia, o la decadencia originada por los 'setenta años de peronismo' es que, al dar aumentos y derechos salariales, el peronismo mejoró el mercado interno, fortaleciendo la economía del país, favoreciendo la aparición de pymes y con ellas, la produción, el empleo y, lógicamente, el crecimiento económico. 
Esta mejora del rendimiento económico general se tradujo siempre en crecimiento del PBI y desendeudamiento externo, mientras que los en realidad mucho más frecuentes procesos neoliberales dejaron al país en crisis y desaforadamente endeudado. 
Por ejemplo: la dictadura militar 1976-83, septuplicó la deuda externa y cuando por fin se fue (dejando una herencia de terror represivo con decenas de miles de asesinados y desaparecidos), la industria nacional estaba destruída y la pobreza y la desocupación eran más notorias que la pasión futbolística de los argentinos que no se exiliaron.
Otro ejemplo es el estallido social de 2001, luego de otros doce años de neoliberalismo con marchita peronista de música de fondo. Ese año, murieron cerca de 40 personas en las calles, casi todos en manos de las fuerzas 'de seguridad' y los quebrantos y el hambre que dejó el período quedó grabado a fuego en mucha gente. Ah, y la colosal deuda externa hizo caer al país en la bancarrota.
La hipótesis de la derecha argentina es siempre que el país debe ser exportador de commodities, que es innecesario apostar por la ciencia y  la educación porque, total, no son necesarias para la producción de aquel tipo de producto. Que, entonces, las manufacturas deben importarse porque es más trabajo (o más costoso) producirlas aquí y la importación de las mismas posibilita que las 1000-2000 familias latifundistas puedan acceder a convenios que les eviten trabas a la hora de exportar sus granos y carne. O sea, es el mismo esquema que viene fogoneando el Mitrismo (y antes que él Rivadavia y, juntamente con ellos, la oligarquía terrateniente de la pampa húmeda) desde hace 150 años. Claro, el problema es que ése es un país para diez millones de argentinos, o menos. Entonces sobran otros treinta y cinco millones de personas...
Es bastante gracioso comprobar que, a pesar de la fobia que dicen los impulsores de la idea de Peronia que los mercados internacionales tienen al peronismo, cuando  se anunció la fórmula peronista Fernández Fernández, el riesgo país y el dólar, bajaron. Y mucho más aún mejoraron esos indicadores cuando se anunció que un 'peronista' (bueno, algo parecido), Pichetto, integraría la fórmula eleccionaria máxima del gobierno neoliberal.
Finalmente, llegamos a este presente luego de otros tres años y medio de neoliberalismo que ha llevado a una pobreza y desocupación galopante, con una ciudadanía que no estalla como en 2001 porque sabe que tiene una esperanza de cambio muy cerca, dentro de pocos meses.
No se extrañe nadie de que, si esa esperanza le es escamoteada al pueblo de alguna manera, el estallido finalmente se produzca. Y vaya a saber a qué costo.



Esteban Cámara
Santa Fe, junio de 2019

viernes, 14 de junio de 2019

Se los suplico

Para los que no me conocen personalmente, soy Bioquímico, con especializaciones en Gestión Pública, he estado becado en el extranjero en el tema y trabajo para la provincia de Santa Fe desde hace 36 años.
 
Les quiero hacer un pedido muy personal.
 
Desde 2008 no me dan trabajo acorde a mi formación y experiencia por el simple hecho de que no soy del partido de gobierno (P. ¿Socialista?), o afín a ellos (o soba, si lo prefieren) y tengo la maldita costumbre de que cuando veo algo que me parece mal, lo digo.
 
Me faltan sólo tres años para jubilarme y espero que en esos años el próximo gobierno me permita volver a dar todo lo que puedo, aquello para lo que me formé con tanto esfuerzo y que tan buenos resultados ha dado en el ámbito de la nutrición infantil (fui coautor y organizador del Programa Nutrir Más que sacó del riesgo nutricional a más de mil niños), la salud pública (como Director Provincial de Bioquímica, Representante Provincial Remediar, responsable de Control de Gestión de la Unidad Provincial del Plan Nacer, etc.), en el Ministerio de Trabajo, en el de la Producción y en la asistencia técnica a las comunas de la provincia (programas Municipios 2000 y Gestión Local).
 
En ese sentido, les pido a mis comprovincianos el voto para Perotti (con todas mis reservas), porque es el único de los candidatos que puede terminar con esta tanda de gobiernos de 𝒎𝒂𝒓𝒌𝒆𝒕𝒊𝒏𝒈 𝒚 𝒂𝒎𝒊𝒈𝒖𝒊𝒕𝒆𝒔 𝒅𝒆 𝒍𝒂 𝒑𝒓𝒆𝒏$𝒂. Para eso es necesario un gobierno que se base su gestión en políticas públicas.

Denme la oportunidad de desempeñarme de nuevo en estos, mis últimos años de actividad, en lo que sé hacer: el diseño y puesta en práctica de 𝐏𝐎𝐋Í𝐓𝐈𝐂𝐀𝐒 𝐏Ú𝐁𝐋𝐈𝐂𝐀𝐒

Se los pido por favor.



Esteban Cámara

miércoles, 12 de junio de 2019

Mariela

Basado en (varias) historia(s) real(es) de Santa Fe, Argentina, barrio del noroeste, 2018.
Mariela se pasó la noche casi sin dormir, se ve que una intuición oscura le estaba dando vueltas. Algo feo había soñado, un monstruo negro, con colmillos y cola, pegajoso y amorfo que se retorcía en un líquido viscoso. No había leído a Lovecraft, pero la bestia parecía sacada de allí.
Cambió a Lucas, el de cinco, para llevarlo al preescolar, con sus ropitas gastadas y las zapatillas que no daban más. Sin lápices en la cartucherita, apenas una birome que sacó de quién sabe donde. Y en una bolsa de plástico con el cuadernito de calificaciones. Poco más. Les dió un poco de leche aguada a Lucas y al bebé, dos años. Para ella no había nada de comer. Le cambió el pañal al chiquito y se dió cuenta de que era el penúltimo de los que le habían regalado. Le puso un enterito bastante chico y rotoso, no había nada más. Limpio, no. Ciro lloriqueaba, hace días que venía comiendo únicamente leche aguada. Mariela estaba sin trabajo estable desde hacía más de dos años, cuando había cerrado la cooperativa y el papá de los nenes se había fugado, dicen que al sur. Igual, era albañil y trabajaba un día sí y tres no. Mariela changueaba lo que podía, limpiando casas, generalmente, pero cada vez salía menos laburo. Vivían en una piecita que les habían prestado porque nadie la iba a alquilar, a 5 cuadras del asfalto. El papá de ella, también albañil murió en una obra no hacía mucho y el gobierno de mierda que había le negó cualquier ayuda. La mamá había muerto joven cuando ella era chiquita y no le dió hermanos. Mariela llevó al nene a la escuela a pesar de la lluvia y del barro aunque generalmente lo dejaba porque no iba ninguno de los compañeritos en aquel barrio olvidado por la municipalidad. A Ciro lo dejó con una vecina joven que tenía también un bebé y que a veces laburaba y el papá del hijo de ella le pasaba bastante plata, además de que vivía con su madre y guiso no faltaba por ahí. Seguramente hasta leche sin agua le iban a dar a Ciro, como siempre. Fue hasta el dispensario y se hizo ver por el ginecólogo porque había estado con vómitos y los pechos duros. Hacía unas semanas había salido con un pibe, también desocupado y se les había roto el forro. Salió del dispensario dos horas después pálida, transfigurada. Pasó por la casa de la vecina y le pidió que le cuide al Ciro un par de horas. Le dijo que iba a ir de nuevo hasta lo de la ex patrona para ver si le daba de nuevo algo de trabajo. Misión difícil porque la tipa se había cabreado, mal, ya que ella faltaba seguido cuando el bebé tuvo broncoespasmos y llovía y las cinco cuadras de barro eran un obstáculo imposible para una piba cansada con un bebé que lloraba y tosía paroxísticamente. 'Me cansaste, Mariela', le había dicho la última vez. Mariela nunca usó pañuelo verde, ni celeste y blanco, era como si no los viera (al celeste y blanco como una escarapela recordaba haberlo visto en casa de la ex patrona). Le pasaba por encima a todo eso, a la política, a los sindicatos. Todos eran la misma mierda. Eso le decían la ex patrona, la televisión, la maestra de Lucas, el almacenero. Y para ella no había otra. Tal vez hubiera notado que la amiga y sus hermanas tenían pañuelo verde, pero no sabía bien lo que significaba. Igual, Mariela no fue a la casa de la patrona, fue a la ferretería, que el dependiente era un ex compañerito de escuela (ella había sido abanderada y él escolta). El pibe era gay y ella siempre lo defendió, cosa no muy frecuente. Le pidió fiado 'para arreglar el tendedero'. Nunca le había pedido nada a nadie, enseñanza de su orgulloso padre. Volvió a la piecita. Paredes de ladrillo desnudo, techo de chapa con vigas de madera expuestas. No daba más. Se colgó apenas llegó, para no empezar a pensar en Lucas y Ciro y arrepentirse.




Esteban Cámara
Santa Fe, 12 de junio de 2019

martes, 28 de mayo de 2019

Los dragones y el poder atómico

Peligro: Spoilers
Advertencia: No lean esto menores de edad y personas impresionables 

La serie de HBO Game Of Thrones (GOT) dejó a muchos de sus seguidores tremendamente disconformes. 

No me he puesto a interpretar las causas que se vislumbran desde las expresiones de esa disconformidad, tal vez más adelante lo haga, pero sospecho que tienen que ver con el amargo y antipático final de un personaje muy querido como Daenerys Targarien: Nacida de la tormenta, Khaleesi del gran mar de hierba, Rompecadenas y Madre de Dragones.

Al comienzo de la serie, Daenerys es la heredera de una gran dinastía trunca pero, desolada, termina siendo, casi una niña, vendida como mercancía nada menos que por su propio hermano. Sin embargo, la pequeña va haciéndose fuerte: Sobrevive a todos los peligros, al fuego expiatorio de la pira funeraria de su primer marido (el Khal Dhrogo, quien da nombre a uno de los dragones), cria a tres dragones, construye un ejército, libera esclavos y destruye amos despiadados.

Daenerys se enamora de un valiente y carismático joven guerrero quien termina siendo su pareja. Al par, descubre a un mejor heredero del trono que ella, quien es nada menos que su enamorado (y sobrino).

De nada valdrá que el joven le jure amor y lealtad. Ella siente que la gente de occidente nunca la va a ver con el mismo amor que siente por él, ni a sus bárbaros aliados, ni mucho menos a sus dragones.

Daenerys se descentra y empieza a ver enemigos en todo. Masacra con su dragón a toda la población civil de Kingslanding, ya rendida. Ella teme en su corazón que jamás la van a querer como sí quieren a su amante. Entre el amor de una sociedad que, se resigna algo apresuradamente, no va a lograr y el miedo, decide que sólo le resta elegir el miedo. Esto remite casi textualmente al capítulo XVII de El Príncipe, de Maquiavelo.

En su discurso triunfal, Daenerys propone a sus tropas bárbaras la liberación de todo el mundo, incluyendo el país de los familiares de su enamorado. Esta liberación, a la que el espectador puede suponer hermanada a la masacre asqueante de Kingslanding, es al par que un ejemplo de megalomanía, una clara amenaza para todos.

Finalmente, y ya a solas la pareja en la sala del trono de hierro, el enamorado la asesina para evitar la orgía de destrucción que seguramente se avecinaba.

En ese momento, el único dragón supérstite es atraído a la escena por tal vez una trágica intuición, parece comprender lo que pasó y, refrenando su impulso de destruir al asesino de su 'madre', destruye en cambio el trono de hierro y sus inmediaciones. Al parecer, el mítico animal adjudica a la ambición y al poder mundano la locura manifestada en quien lo trajo a la vida. 

O, tal vez, no pudo destruir al asesino quien, por ser también un Targaryen, poseía esa mágica sangre que los mortíferos seres voladores no podían destruir.  

Finalmente, Dhrogon toma el cuerpo inerte de Daenerys y se lo lleva volando con rumbo desconocido.

El asesino es encarcelado por los bárbaros aliados de la reina asesinada, quienes detentan el poder militar y exigen un castigo al magnicidio.

Supongo que lo que sigue es conocido por todos los que llegaron hasta aquí y esto da paso a que, ahora sí, comience la semiosis.

En primer lugar, a mi entender los dragones alegorizan el poder nuclear alcanzado por algunas naciones, ya en nuestra realidad, porque ese poder de destrucción mediante el fuego y el calor es imposible de contrarrestar por los demás estados. Es más, en algún momento EEUU fue la única nación en poseer armas atómicas y la única vez que las usó en un contexto bélico fue en una situación muy similar a la de Daenerys en Kingslanding.

Cuando EEUU arrojó las bombas atómicas Fat Man y Little Boy sobre Nagasaki e Hiroshima (agosto de 1945, final de la segunda guerra mundial), ya el Japón estaba vencido y resignado. La única condición que la nación oriental había puesto a su rendición era la continuidad en el trono del emperador Hirohito. EEUU rechazó esa rendición, exigió que fuera incondicional y arrojó las bombas igual. Claro, los dispositivos de poder apocalíptico no estaban destinados a amedrentar a Japón, sino a la Unión Soviética, eso es claro.

Las bombas atómicas (una de ellas detonó inmediatamente por encima de una escuela primaria, cuyos niños fueron vaporizados) causaron más de 200.000 víctimas y destruyeron las dos ciudades.

El mundo quedó horrorizado. Finalmente, EEUU aceptó la rendición de Japón, no incondicional porque permitió que Hirohito siguiera en el cargo, bajo la excusa de que el pueblo de Japón sólo iba a deponer las armas si la orden provenía del emperador. Las bombas, respecto de Japón, fueron lanzadas sin necesidad. O por una necesidad ajena a esa guerra y que ya fuera expresada.

Creo que esa es la razón por la que la serie GOT parece enfatizar en los restos humanos calcinados en Kingslanding, que recuerdan tan cercanamente a los niños masacrados en Hiroshima y Nagasaki por EEUU.
GOT: Restos niña descubiertos entre la masacre de Kingslanding por Arya Stark, final del cap. 5
Personas impresionables y menores, les ruego salteen la siguiente foto.
Fotograma de documental Bomba Nuclear Hiroshima y Nagasaki

Finalmente, en la escena ya referida en la que el enamorado asesina a Daenerys, las imágenes de los restos de esa parte de la Fortaleza Roja y de la sala del Trono de Hierro, nos remiten a la imagen de los restos de la capital del 3er. Reich tras la conquista soviética y a Hiroshima bombardeada, lo que tal vez es un refuerzo adicional del paralelismo 'Giro Final Daenerys' - Fascismo.
Hiroshima, agosto 1945

Berlín, 1945

Puerta de Brandeburgo, Berlín, 1945
Berlín, Fachada de la Cancillería, mayo de 1945

Game of Thrones: Dhrogon y Jon Snow (cuyo verdadero nombre es Aegon Targaryen Sexto). A lo lejos se ven las fachadas solitarias de Kingslanding, tal como quedara Berlìn luego de la locura nazi.

Sobrevuela aquí también en relación con Daenerys, me parece, el concepto de populismo, de cuya bastardeada simplificación se abusa en Europa y EEUU para denostar a los movimientos de liberación popular de latinoamérica, tratando de emparentarlos equivocada y falazmente, con el fascismo.

Volviendo al tema principal, hay una frase bastante usada que expresa: "Si el poder corrompe, el poder absoluto corrompe absolutamente". Eso tal vez podría explicar el infausto cambio de la rubia heroína.

O, tal vez, el giro final del personaje de la Rompecadenas fuera simplemente debido a la propensión a la locura propia de los Targaryen: Cuando nace un Targaryen, dice el eunuco Varys, los dioses tiran una moneda y el mundo contiene el aliento. Locura o sensatez, son sus únicos resultados posibles.  

No era locura lo de Jon-Aegon, como Varys dijera, pero éste ya había resultado corrompido por el asesinato de su amor y no poseía ni armas apocalípticas ni ejército humano que lo sustente en el poder. Peor aún, habíase ganado el odio de los Inmaculados y Dothrakis, la alianza armada vencedora en la lid. Por eso es encarcelado, aunque le permiten vivir porque la amenaza que representaba Daenerys resultó evidente hasta para sus seguidores más leales. No obstante, se lo obliga a partir al destierro, a la soledad y al frío. Como castigo y, más seguramente, porque el joven carismático y luchador iba a terminar resultando una amenaza a la pax romana impuesta por los nuevos amos de occidente.

Por último, supongo que los decepcionados con esta evolución en la trama estaban esperando un final algo menos doloroso, tal vez un "...y comieron perdices" para la pareja pero, como en la vida, este tipo de finales casi nunca se efectivizan.Y tal vez éste sea el mayor defecto de esta fantasía audiovisual: Es demasiado real.






Esteban Cámara
Santa Fe, 28 de mayo de 2019

Un pequeño ejemplo de corrupción

Me acabo de enterar que cuando yo me fui del cargo de director provincial, mi sucesor armó flor de curro con las licitaciones.




Antes de mi gestión se licitaban los medicamentos con rótulo de 'prohibida su venta, uso oficial' tanto en el envase primario como secundario. Esto daba lugar a toda una tramoya.

Yo eliminè el requisito de rotulado 'Uso oficial' en los envases primarios porque encarecìa enormemente el medicamento y era redundante con el que existìa en el envase secundario.

Mi sucesor, que había sido mi segundo en la jerarquía, restableció el requisito. Y la tramoya, también.
A partir de allí, muchos proveedores enviaban el producto igual que antes, pero a mayor precio. Por su parte, el funcionario político que me sucedió ponía a laburar a la gente de la droguería estatal, por dos mangos, pegando los rótulos que mandaba el laboratorio (a un 3 o 4 % de la diferencia de costos). Y él se llevaba gran parte de esa diferencia, abaratando enormemente los costos de los laboratorios, encareciéndolos respecto del estado santafesino y 'repartiendo' con las empresas. Hoy el pibe está lleno de guita y yo en la lona como siempre.

Eso sí, como si de justicia poética se tratara, este 'chico dorado', está gravemente enfermo de artritis en las manos. Los mismos órganos que se usan para manotear.

Y esto no es un invento mío: está el caso en la justicia, porque por no prestarse a su juego sucio denunciaron falsamente a otro de mis ex colaboradores y, por honesto, lo llevaron a la renuncia y a enfermarse también.

Conclusión 1: Hay gente honesta y hay gente que no lo es. Es una elección de cada día.

Conclusión 2: A veces la pretendida "mayor calidad institucional", lleva a la corrupción. No es la primera vez que lo veo.

Coda: 1- Reitero: El 'procedimiento' ya estaba instalado antes de mi gestión. Yo terminé con eso y desplacé a los implicados. Por eso cambié al jefe de la droguería (que luego terminó enfrentado con mi sucesor y renunciando, enfermo por las presiones) y eliminé el requisito de doble rotulado en las licitaciones. 

2- En la asociación ilícita participaba, al menos, un empleado de compras del ministerio. 
Hablamos de 100 mil u$s por año, por lo menos.
 

A mí ni me ofrecían esas cosas.

¡Manga de prejuiciosos!





Esteban Cámara
Santa Fe, 28/05/2019

viernes, 3 de mayo de 2019

Equilibristas del horizonte

Allá por 1979 volvìa caminando a mi casa cerca de la medianoche, cuando por calle Primero de Mayo un par de cuadras al sur de Brigadier López vi una Kawasaki bordó, flamante, grande, no recuerdo si 700 cc, 800 o 900. Creo que nunca sentì un impulso tan intenso de robar algo. Lleguè a imaginarme subiéndome, forzando el encendido y yéndome hacia el sur haciendo rugir ese motor portentoso. No lo hice, jamás hice cosas de ese estilo y tampoco sabría como. Pero el enamoramiento resultó más duradero de lo que yo hubiera pensado.
Es necesario aclarar que siempre me gustaron las motos.
La Kawa y todas las demás estaban a años luz de mis posibilidades, porque muchas veces apenas teníamos para comer.
Luego, el dos de mayo de 2003 empecè a trabajar en un hospital de emergencias. Los primeros seis meses como contratado y al cobrar mi primer sueldo como empleado permanente (duplicado porque los sueldos del contrato venían con atraso así que cobré juntos octubre y noviembre) lo gastè casi todo en una moto. Claro, nada que ver con aquella Kawasaki: era una destartalada Zanella 125 de 1967. Una foto familiar con esta moto salió en una película sobre la represión, Memorias Desveladas.
Desde la izquierda: mi Zanella 125 - 1967, hermano, Papá, hermana Ana María y ex cuñado Néstor. 1984, Santa Fe. A la foto la debo haber tomado yo. Captura de pantalla de los tìtulos de la pelìcula Memorias Desveladas, Argentina, 2011, Big Mole producciones.
Al tiempo (1986) pude pasar a otra Zanella, RB 200, cero kilómetro, color rojo. Se hizo desear porque la pagué con un plan de ahorro previo. Veinticuatro meses pagando para salir sorteado a una cuota de terminar (octubre). Se hizo desear, mayormente por culpa de los hdp de la concesionaria que la entregaron 3 meses tarde, enero, luego de pasar mucho trabajo, excusas insólitas, inundaciones, crisis argentinas y todo eso. Resultó muy buena màquina, y pude hacer algunos viajes de cercanías, 100 km o menos (daba para más, lo sé). La cambié en diciembre de 1987 por un Fiat 600 (1968): unos días antes había nacido Martín, mi primer hijo.
Luego en junio de 1989 volví a los birrodados, apenas un ciclomotor (Garelli), 0 km, color crema que se fundió el primer día. En la concesionaria me lo cambiaron por otro del mismo color con el que no tuve problema.
Más tarde, en septiembre de 1993, con la Garelli y algunos ahorros compré en Rafaela una Suzuki TS 125, enduro, roja y nueva. Empezamos mal, porque el motor fallaba, ralentaba y se aceleraba por su cuenta y me tuvo visitando talleres por un mes y medio. Jamás le encontraba la regulación del chicler de baja. Los improvisados talleristas de motos (99% charlatanes) me dijeron cualquier cosa. Finalmente le encontró el problema el hermano de la chica con la que salía, por el simple expediente de pasar la mano cerca del cilindro. La junta de tapa de cilindro estaba soplada y por eso era todo el trastorno. Hechura filipina, aclaro. En la concesionaria cambiaron la junta no sin renegar antes, pero la moto estaba en garantía. Quedó muy bien. Cierta vez se me cayó en la ruta la cacha derecha y no me dí cuenta del todo. Sentí que algo me pegaba en la pantorrilla, pero recién cuando llegué a Santa Fe me dí cuenta de la faltante.
Martín y Matías con la Suzuki, allá por 1994
La verdad, un fierrito, hice muchísimos viajes de 100 kilómetros (a Rafaela, siempre) y era una delicia, a pesar de las vibraciones fruto del motor que era de dos tiempos, como todas las anteriores.
La vendí en 1995, con todo el dolor del alma porque nunca le pude conseguir la cacha que se perdió y necesitaba la plata para comprarme una computadora. A pesar de mi dolor por desprenderme de esta buena herramienta, hice bien porque la informática fue la base de ciertos éxitos laborales que apuntalaron mi nueva carrera, ya lejos de los hospitales, la sangre y la enfermedad.
A principios de 1996, con un sueldo bastante mejor empezó a picarme de nuevo la pulsión de las motos, esos aviones que vuelan a ras del suelo. Eso eran para mí. Me gustaban bastante las Yamahas XT 350, una enduro  potente. Caminando por el centro de la ciudad pasé por la vereda de California Motos, que había importado centenares de motos usadas (operatoria permitida solamente entre 1991 y 1994) y supuse que debía tener alguna XT. Entré y me atendió el Negro Gerbé. Me llevó frente a una XT cuyo estado no era una gloria y empecé a dudar. Salía u$s 3.500. En un momento dado, yo no me decidía, me dice ¿y esta otra no te gusta?, por la que estaba a mis espaldas.
Era una Kawasaki KZ 750cc, casi nueva, color bordó que luego me daría cuenta de que era igual, a la que vi aquella noche de 1979. Era una moto salida de fábrica en 1979, como aquella, sólo que había llegado a EEUU y anduvo apenas unos 7.400 kilómetros antes de que un problema de transformador la detuviera. Salía lo mismo que la XT, pero era como una actriz de hollywood comparada con esa vecina de escasa belleza y poca simpatía.
KZ750 B4 1979 foto de febrero de 1997, luego de un accidente.
Fue amor a simple vista. Pasaron años hasta que recuperé aquel recuerdo de 1979 y me dì cuenta de que había encontrado una casi réplica de aquella moto de calle Primero de Mayo a la que nunca hube de volver a ver. El amor verdadero, perdura, ni el olvido lo vence.
Pedí prestado unos cuantos dólares (2.000) a mi novia de entonces y conseguí lastimosamente una rebaja de 300. Puse los 1.200 restantes de mis ahorros (el total a esa fecha) y un glorioso viernes la pagué y la terminaron de aprontar. El sábado a la mañana me la llevé a mi casa y pasamos el fin de semana de aquí para allá. El domingo a la noche perdí el caño de escape. Creo que a mì solamente me ocurren esas cosas. Lo busqué y lo busqué cuando sentí el cambio de ruido del motor pero no lo encontré.
Fue bueno en definitiva porque le conseguí otro el mismo lunes a la mañana y era un escape tipo competición que sonaba como los dioses y hacía andar bien al motor. Era mediados de marzo.
En el negocio me hice amigo del Negro y otros moteros que viajaban a los encuentros del motos. En agosto, ante la inminencia del primer encuentro de motos de Diamante (E.R.) decidí sumarme. Viajé solo el viernes a la tarde porque mi novia de entonces llegaba de Rafaela y no podía salir antes. Los demás de la banda salieron al mediodía o a la siesta. Encima tuve un problema con el contacto positivo de la batería y con el peso del equipaje más el nuestro la moto no arrancó. Estaba un poco desesperado pero al sacar el equipaje y probar yo sólo la moto arrancó sin problemas. Igualmente me fui lo màs rápido que pude hasta California Motos y el del taller me lo arregló enseguida. Volví a casa (por suerte eran unos 3 kilómetros, solamente),  cargamos la moto y partimos cerca del anochecer. Llegamos ya de noche cerrada y encontramos enseguida a los amigos. Allí lo conocí a Talo, a Rubén y a Cachorro, buena gente. Les mando un abrazo y espero que estén bien.
Basavilbaso 1996, la KZ y las Magnas 1.100 del Negro y el Talo
Diamante 1996, hora de emprender el regreso a Santa Fe. Disculpen el deterioro de la foto.
No se rían: Ese pelo renegrido es mío. Dique Los Molinos, Córdoba.
La cuestión es que ahí empezó lo mejor de mi vida como equilibrista del horizonte: los viajes, ya sea a los moto-encuentros o no. Diamante, Carlos Paz (Córdoba), Villaguay, Basavilbaso, etc. Y, el mejor de todos, Punta del Este - La Paloma (marzo de 2000).
Siempre nos preguntaban cual era el sentido de viajar a los encuentros ¿qué era lo que encontrábamos ahí? Es difícil explicarle a alguien que no esté enfermo de la misma pasión por las motocicletas, de ese gusto arenoso por planear a ras del suelo y sentir que uno es parte del paisaje, no el prisionero de un cubículo de chapa y vidrios, casi inerte.
El viento que pega en el casco y el torso cansa y duele, pero puede ser también una droga emparentada con el alma de la libertad. El olor del asfalto a la siesta, las volutas que trazan los cuerpos en las curvas, la inclinación extraña que produce el viento lateral en los jinetes y sus corceles de metal, el olor de los árboles y de los campos: Viajar en moto es un poco volar.
Dicen que los Asperger solemos sentir pasión por alguna clase de medio de transporte. La mía fueron  y son las motos.
Siempre digo a los incrédulos que a la moto se la ama o se la sufre. No hay neutrales. Se ama la libertad, la falsa ingravidez, el horizonte irrefrenable ... y con mayor encono que aquel disgusto con el que los otros sufren el frío, la lluvia, la resistencia del viento, la sensación de peligro. 
Es uno u otro, y supongo que algún diablo de color de la lava tira los dados cuando nace cada bebé. Y sale 'moto' o 'no moto'. 
Si no te gusta está bien. Pero a nosotros dejanos la moto, la ruta, los viajes, los encuentros, el viento, la lluvia y el olor de los campos prontos a cosechar, destinado a ser asesinado, arteramente, por el acre smog de las ciudades. 



PS: A la Kawa la tuve que vender en 2016 por falta de tiempo y dinero para arreglarla luego de corte de cadena de distribución y otras ñañas. Hoy tengo una Honda Invicta CB 150 (2014, azul, comprada 0 km): Buenísima.


Esteban Cámara
Santa Fe, 3 de mayo de 2019


domingo, 28 de abril de 2019

Casualidades permanentes

A principios de 2016 fueron invitados por el Papa a un coloquio de juristas en el Vaticano, funcionarios judiciales argentinos que no eran del gusto del gobierno de Macri (Rafecas, Gils Carbò, etc.).
En diciembre de ese año, luego de varios llamados telefònicos, se apersona en la casa de Gustavo Vera (relacionado con el Papa Francisco y a quien responsabilizan de aquellas invitaciones), Julio C. Saguier Director del diario La Naciòn, para amenazarlo con armarle causas judiciales y con restarle difusiòn a las actividades de la ONG presidida por Vera, La Alameda, cuyo trabajo está directamente orientado contra la trata de personas.
A partir de allí Vera fue prohibido en la mayorìa de los medios, nunca màs fue invitado a los programas a los que era convocado frecuentemente. Se le armaron causas judiciales (instruidas por Bonadìo, por ejemplo) junto a Rafecas y Casanello, causas ridículas finalmente desestimadas.
Pascuas de 2018: La mediática Natacha Jaitt concurre al programa de Mirtha Legrand a denunciar a una serie de personas por pedofilia. Uno de los acusados es Gustavo Vera. Jaitt es coacheada desde detràs de las cámaras por una operadora orgánica de los servicios de inteligencia (AFI: agencia federal de inteligencia) y su discurso parece salido totalmente estructurado desde las cloacas de los servicios de inteligencia argentina.
31/01/2019: Salen a la luz (con decenas de horas de grabación, capturas de pantallas de chat, dinero marcado, filmaciones, etc.) las operaciones de amedrentamiento, coimas y amenazas de una estructura paraestatal en contra de ex-funcionarios del gobierno anterior y empresarios cuyo eje es Marcelo D'Alessio. En el material quedan implicados el fiscal Stornelli (actuante en casi todas las causas contra los ex funcionarios kirchneristas) y ... el que detenta un cargo de Juez, Bonadìo. El mismo que resultò sorteado en 9 de las 10 causas en contra de aquella gestión política. Uno de "los jueces de la servilleta" de Bauza y Menem.
13/02/2019: Allanamiento en casa de D'Alessio.
23/02/2019: Muerte de Natacha Jaitt pocas horas despuès de anunciar que no se va a drogar, que no se va a suicidar. Le encuentran una espolvoreada de cocaìna en la nariz. Groseramente. 'Gore'.
04/03/2019: Sale en la prensa que en el allanamiento a D'Alessio habían hallado una carpeta sobre la operaciòn Natacha Jaitt-Mirtha Legrand (cuya emisión televisiva en el show de la segunda, en la semana santa de 2018, ya se mencionara). El contenido de esa carpeta se correspondìa con lo declarado por Natacha Jaitt en el programa televisivo de M. Legrand.
23/04/2019: (LINK) Declaraciones de Gustavo Vera en el programa radial Mañana Silvestre (conducido por Gustavo Silvestre) en donde expresa lo transcripto en los primeros párrafos de este artículo.
¿Alguien puede pensar que la muerte de Natacha Jaitt fue accidental?
Siempre los mismos actores: Prensa hegemónica-Servicios de inteligencia-Gobierno-Jueces y fiscales.
Siempre: Law fare.
Casualidades permanentes, decía Menem.


Esteban Càmara
Santa Fe, 28 de abril de 2019

miércoles, 24 de abril de 2019

Jubilaciones santafesinas

Los millennials no se van a jubilar confortablemente

Una encuesta reciente muestra que los millennials creen que van a ser ricos a una edad relativamente joven, pero otros estudios muestran una realidad opuesta: la cohorte que creció con la revolución de Internet y durante la crisis financiera lo está haciendo peor que las generaciones anteriores a la misma edad. 'The Economist' señala que los millennials tampoco están generando suficiente riqueza para retirarse cómodamente.
Fuente: LINKEDIN, en inglés, traducción de Steven Chamber, Founder & CEO de Elio's Storm, Gestion Management and Consulting youngboys for the great homeland's liberation.

En cuanto a los millennials que trabajan en la administración pública santafesina, con los que trabajo, al estar bajo la cobertura de la seguridad social solidaria y obligatoria de la caja de jubilaciones y pensiones provincial, el problema está más o menos a cubierto.

Ahora bien, existe un peligro muy inmediato: en la actual coyuntura política nacional, con el país gobernado por un proyecto neoliberal de lo más retrógrado, claudicante y delirante existe una posibilidad tangible de perder esa caja de jubilaciones provincial, porque el gobierno nacional quiere captar los fondos de los que dispone, además de que su control posiblita el manejo nefasto que hacen de los ingresos y del bienestar tanto de trabajadores en actividad como de ex trabajadores.

Como prueba de lo que digo baste decir que el salario promedio de la argentina cayó del primer lugar hasta el penúltimo en sudamérica en sólo tres años, al par que los servicios públicos aumentaron hasta 40 veces, el poder adquisitivo de alimentos por parte de los trabajadores cayó a la mitad y los jubilados fueron uno de los sectores más perjudicados, retirándoseles incluso hasta los subsidios a la compra de medicamentos.

A su vez, siguiendo el mandato de sus jefes externos, particularmente el FMI, cuyas autoridades han manifestado reiteradamente que la edad de acceso al beneficio jubilatorio debería extenderse y las prestaciones disminuirse dado que, entienden, "los viejos viven demasiado" (SIC), la captación de la caja provincial por parte de las autoridades nacionales sería trágico.

Y esto se hace particularmente dramático cuando el referente y único candidato a la gobernación de la provincia del partido de gobierno nacional, José Corral, ha manifestado claramente que apoya la remisión del sistema jubilatorio provincial a la órbita nacional.

La verdad, el tema me preocupa porque yo los escucho a estos chicos que laboran conmigo, en las conversaciones que exteriorizan sus preocupaciones cotidianas, y no parecen estar muy conscientes de lo que puede significar en su ancianidad carecer de un ingreso que les permita vivir con un mìnimo de confort, o acceder a los medicamentos y al pago de la energía sin tener que por ello restringir la compra de alimentos en cantidad y calidad suficiente.

Hoy en día, las jubilaciones santafesinas se acercan bastante al ideal del 82% respecto de los sueldos en actividad, mientras que las jubilaciones del sistema nacional promedian un 40/45% y eso solamente en los mejores momentos.

Es de suponer que, en el aciago día que la caja de jubilaciones sea latrocinada, el IAPOS también desaparezca porque el sistema previsional nacional conlleva un seguro de salud cuyas prestaciones son, aunque sea difícil de creer, aún más lamentables.

Por ello el peligro es cercano y tangible. Y es crìtico, hasta para los millennials santafesinos, votar bien este año en las elecciones nacionales y provinciales: 
              NO A MACRI en la nación.
              NO A CORRAL en la provincia de Santa Fe.




Esteban Cámara
Santa Fe, 24 de abril de 2019