viernes, 23 de agosto de 2013

El árbol del barrio de Caballito


Un 23 de agosto de 1962 era secuestrado el barrio de Caballito, Buenos Aires, un tremendamente ético, humilde y esforzado obrero peronista, Felipe Vallese. Una patrulla lo alcanzó en la calle Canalejas (hoy llamada Felipe Vallese), frente al número 1776 y él sabiendo lo que le esperaba se aferró a un árbol con sus manos. Lo desmayaron a culatazos, lo desprendieron de su última defensa, lo llevaron a una seccional de policía, lo torturaron y nunca más se lo volvió a ver.
Árbol en el barrio de Caballito, Buenos Aires, foto de EC de 2010

Felipe cuidaba de su hijito de dos años, quien quedó en su casa al resguardo de un familiar. La historia de su hijo es más trágica aún dado que no conoció a su madre y fue fruto de un romance clandestino con una niña bien, hija de un médico del concheto Barrio Belgrano que rechazó a su padre por trabajador y humilde.

Hoy en día aquel niño, Eduardo (anotado por Felipe con otro apellido porque trataba de alejarlo de la violencia oligárquica), ni siquiera sabe el nombre de su madre, secreto clausurado en el seno familiar y de su padre tal vez sólo revive una sombra en la penumbra y una foto en donde Felipe lo alza al cielo.



Esteban Cámara
Santa Fe, 23 de agosto de 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.