martes, 15 de octubre de 2013

Los refugios de los nazis

Mucho se habla en EEUU y otros países desarrollados de la Argentina como el  refugio de los nazis per se. No son pocos los Argentinos que repiten acríticamente, cuando no, el "discurso del amo".

Lo cierto es que los nazis se refugiaron en infinidad de países, fundamentalmente EEUU y Australia. Uno de los ejemplos más notorios es el de Werner Von Braun, el padre de los cohetes yanquis... y, antes, de los que portaban las bombas que asolaron a Londres durante la II guerra mundial. Este es simplemente uno de los tantos casos de cinismo de los yanquis. Lo que hacen ellos lo acusan en otros, como el terrorismo.

Muchos otros nazis huyeron a Rusia, Brasil, Paraguay, Chile y Bolivia, entre otros.

En la microfísica de estos procesos de escape nazi no fue menor el papel del Vaticano e, incluso para muchos nazis refugiados en terceros países, el departamento de estado de USA actuó como gestor de las huídas de los criminales de guerra.

Pero entonces, ¿por qué se menciona siempre a la Argentina? Esto se debe a que en la Argentina de la posguerra existió un gobierno independiente de yanquis e ingleses, y soberano, gobernado por un movimiento nacional y popular. Muy dignamente, aquel gobierno no mandó ni un sólo argentino a morir en Europa en defensa de los oligarcas que siempre nos explotaron.


Informaciones

1-


Nazis en EEUU

Tras el colapso de la Alemania nazi y finalizada la 2ª Guerra Mundial, Estados Unidos desarrolló una operación secreta, conocida con el nombre de “Paperclip”, que consistió en ayudar a huir y reclutar a todos aquellos nazis que les pudieran ser de utilidad.

El objetivo principal de la operación fueron los científicos, entre los que destacó Werner Von Braun, y los militares y ex agentes de inteligencia procedentes de la Abwehr, la Gestapo y las SS.

Uno de los grupos, encabezado por el general nazi Reinhard Gehlen, llegó a iniciar las negociaciones con los norteamericanos, incluso antes de la muerte de Hitler.

A los nazis que decidieron pasar al bando estadounidense (muchos de los cuales eran responsables de atroces crímenes de guerra), se les proporcionó identidades nuevas y se les puso en la nómina de la OSS y la CIA, a cambio de su colaboración. Sus amigos y camaradas también recibieron ayuda para que escapasen a Argentina y otros lugares seguros en América Latina. Josef Mengele, "el Ángel de la Muerte", conocido por sus experimentos con seres humanos en Auschwitz, que ocasionaban la muerte de éstos en la mayoría de los casos, fue uno de los grandes beneficiados por esta operación y vivió en la impunidad en diferentes países de América Latina (probablemente colaborando con sus diferentes gobiernos dictatoriales proyanquis) hasta su muerte en 1979.

Con el reclutamiento de cientos de criminales nazis, toneladas de archivos y de documentación cayó en manos de la CIA, incluyendo aquellos documentos que se referían a los espantosos experimentos médicos que se realizaron en Dachau y otros campos de concentración y exterminio.

De esta forma Estados Unidos también heredó toda la estructura de los servicios de inteligencia del nazismo en Europa, muy útil en su posterior guerra fría contra la Unión Soviética y responsable de multitud de acciones de sabotaje contra los países encuadrados en el Pacto de Varsovia (entre ellas, secuestros y asesinatos selectivos de destacadas figuras de la Europa Oriental). Esta fue una de las causas principales (ignorada conscientemente por occidente) por la cual Alemania Oriental se vio obligada a levantar el Muro de Berlín.

Este hecho muestra, mejor que ningún otro, la proximidad ideológica entre la Alemania nazi y la América capitalista, y que el objetivo de su intervención en Europa, durante la 2ª Guerra Mundial, lejos de ser el de conseguir la derrota definitiva del fascismo, fue el de poner freno al avance y a la influencia de las ideas comunistas de la URSS sobre el resto de países europeos, pues de no haber intervenido EE.UU. probablemente, tanto Francia como Italia o Alemania occidental, donde la resistencia antifascista estuvo encabezada por los Partidos Comunistas de estos países, se habrían decantado por una forma de gobierno y un modelo económico muy diferentes a la que posteriormente tuvieron.

También el Vaticano ayudó a huir de Europa a multitud de nazis y a evitar con ello que fueran juzgados ante tribunales internacionales por crímenes contra la humanidad. Sólo el obispo Hudal, un conocido prelado pronazi (informante de la Abwehr durante la guerra), facilitó pasaportes de la Cruz Roja, billetes y visados a cientos de nazis, para América Latina, donde muchos de ellos se convirtieron en importantes asesores militares de las dictaduras proyanquis de corte fascista. Klaus Barbie, "el carnicero de Lyon", que fue ayudado a escapar hacia Bolivia por monseñor Draganovic, colaboró activamente en las diferentes dictaduras militares que tiranizaron este país latinoamericano.


http://www.forocomunista.com/t6214-estados-unidos-recluto-a-miles-de-nazis-tras-la-segunda-guerra-mundial

2-

El paraíso yanqui de los nazis

Un informe hasta ahora secreto sobre la operación de caza de nazis por parte del Gobierno de EEUU concluye que funcionarios de inteligencia ofrecieron refugio en el país a nazis y sus colaboradores tras la II Guerra Mundial.

"EEUU, que se vanagloriaba de ser un refugio seguro para los perseguidos, se convirtió a pequeña escala en un refugio seguro también para los perseguidores", afirma el informe de 600 páginas que se ha filtrado a la prensa.

El diario The New York Times fue el primero en obtener una copia del informe que el Departamento de Justicia había tratado de mantener en secreto durante los últimos años.

El informe aparece publicado también en la página web del National Security Archive, un grupo de investigación independiente ubicado en la Universidad George Washington de la capital estadounidense.

El análisis evalúa tanto los éxitos como los fracasos de los abogados, historiadores e investigadores de la Oficina de Investigaciones Especiales del Departamento de Justicia (OSI), que se creó en el año 1979 para deportar a nazis.

El informe documenta cómo funcionarios estadounidenses querecibieron el cometido de reclutar a científicos tras la II Guerra Mundial hicieron caso omiso de la orden del presidente Harry Truman de que no se reclutase a nazis o personas afiliados con ellos.

Los investigadores del OSI señalan en el informe que a algunos nazis "se les garantizó ciertamente la entrada en EEUU" a pesar de que los funcionarios del Gobierno conocían su pasado.

Arthur Rudolph, uno de los cientos de científicos extranjeros reclutados para trabajar en EEUU tras la guerra dijo a los investigadores en 1947 ser el director de una fábrica que fabricaba cohetes en la que se obligaba a trabajos forzosos.
Los funcionarios de inmigración sabían

El informe asegura que los funcionarios de inmigración sabían que Rudolph había sido miembro del partido Nazi pero aun así lo dejaron entrar en EEUU por su conocimiento sobre cohetes.

Otro de los casos que se menciona es el de Otto Von Bolschwing, que trabajó con Adolf Eichmann, uno de los arquitectos del Holocausto, y que trabajó como agente de la CIA en EEUU tras la II Guerra Mundial.

El documento detalla cómo la agencia de espionaje debatió en una serie de informes internos qué hacer si se descubría el pasado de Bolschwing si negar cualquier afiliación con los nazis o explicarlo.

La CIA contrató a Bolschwing durante la Guerra Fría por sus conexiones con alemanes y rumanos. El Departamento de Justicia intentó deportar a Bolschwing en 1981 tras averiguar su pasado, pero el ex nazi murió ese mismo año.
Nazis deportados

Desde la creación de la OSI EEUU deportó a más de 300 nazis. El New York Times recuerda que el informe sobre la caza de nazis es obra de Mark Richard, un abogado del Departamento de Justicia.

En 1999, Richard convenció a la fiscal general de EEUU Janet Reno para que comenzase un detallado escrutinio de lo que él consideraba una pieza crucial de la historia y encargó el trabajo a la fiscal Judith Feigin.

Tras editar la versión final en el año 2006, pidió a altos funcionarios del Departamento de Justicia que publicasen el informe pero su solicitud fue denegada.

El Times asegura que cuando descubrió que tenía cáncer, Richard dijo a un grupo de amigos que uno de sus deseos antes de morir era ver el informe publicado.

El abogado murió en el 2009 sin ver su sueño cumplido. El ahora fiscal general, Eric Holder, habló durante su funeral.


http://www.elmundo.es/america/2010/11/15/estados_unidos/1289780290.html

3- Nazis en Australia (traducción mía)



"... fue el gobierno laborista de la posguerra el que originalmente estableció el refugio australiano de fugitivos nazis. El ministro de Inmigración, Arthur Calwell, recibió quejas amargas de trabajadores refugiados - entre los que había esclavos obreros liberados - que habían descubierto los nazis en sus naves de refugiados y en los campamentos de migrantes. Cuando el CIS le informó de que algunas personas desplazadas eran de hecho los antiguos hombres de las SS, él contestó que era "una sarta de tonterías ". Su Jefe de Departamento escribió al CIS dándole instrucciones de que los tatuajes de las SS, o la existencia de cicatrices borradas, no era motivo para rechazar solicitantes de asilo. Además, las "conclusiones precipitadas en cuanto a los riesgos de seguridad de ciertas clases de inmigrantes ... hacer mucho daño no sólo a las personas dignas, sino a nuestros planes de inmigración " . Calwell fue un ardiente defensor de la política de inmigración "Australia blanca". Por ella se estableció que los líderes laborales fueran europeos en particular los que realizaban o supervisaban trabajos penosos en lugares remotos. El lema de Calwell, "poblar o perecer" , deliberadamente invocaba temores de una invasión asiática. Esa misma política "pro europea" fue duramente anti-comunista, negándose la entrada de refugiados de izquierda, particularmente de la dictadura fascista de Franco en España."


http://www.wsws.org/en/articles/2000/01/nazi-j17.html













Esteban Cámara

Santa Fe, 14 de octubre de 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.