lunes, 4 de marzo de 2013

El memorandum con Irán

Buenos días. Hoy voy a abordar el tema del acuerdo entre Argentina e Irán.

Un breve racconto

En julio de 1994 un atentado terrorista en la sede de la AMIA (mutual vinculada a la comunidad judía) con un coche bomba produjo más de 80 muertos en Buenos Aires, Argentina. 
El gobierno de entonces, neoliberal, se había alineado como nunca con Estados Unidos y había participado de la guerra contra Irak, violando una tradición centenaria de neutralidad Argentina en las diversas guerras del imperio.

El presidente de entonces, de ascendencia árabe, hizo anuncios espectaculares contínuamente y se vió desfilar por los juzgados (y canales de televisión, en la investigación más mediática de que yo tenga memoria) a toda clase de "investigadores" , "expertos", policías, servicios y otros chantas y vendedores de carne podrida en un espectáculo exasperante.

Aparecieron y desaparecieron sospechosos, pericias y pruebas de forma tal que hace quedar al triángulo de las bermudas como algo más aburrido que el dormitorio de una pareja de 50 años de matrimonio. Y siempre con timing de show bussiness y rating televisivo.

En fin, contrastada con la realidad, la investigación-.show terminò siendo derrumbada, el juez pasó a ser investigado y los investigadores, sospechosos y/o imputados de obstruccionismo y/o complicidad con los autores. Pasaron 19 años y aquí estamos, casi a fojas cero.

Una de las hipótesis apunta a la República de Irán, lo que me motiva una pequeña digresión. Irán no es un país árabe, como se lo suele denominar erróneamente. Es islámico, pero su población pertenece al grueso y variado conglomerado etnocultural (más cultural que étnico) ario, a tal punto que el término 'Irán' proviene de la autodesignación de este pueblo en su variante originaria: Arian, Arianah, Arya, Arija, etc. Bien, Irán significa, precisamente, 'país de los arios'.

Si nos remontamos a los primeros signos y elementos arios en el registro arqueológico y la lingüística, el origen verdadero de los arios se puede rastrear hasta la medialuna que va desde Irán hasta el norte de la India y los pueblos proto-indo-iranios. No hay acuerdo sobre esto, pero a mí no me cabe ninguna duda que luego estos arios primigenios transfirieron su avanzada civilización a muchos pueblos, entre ellos los incultos y violentos rubios del norte de europa.  Por ejemplo, a fines del siglo XIX los arqueólogos sabían que la svástica era uno de los símbolos arios más antiguos y que probablemente representara a Vishnú, Siva o Brahma. ¡En tu cara, nazi!

El acuerdo

Cuando podría haber "hecho la plancha", el gobierno actual, en las antípodas de aquel neoliberal de la época del atentado, logra un acuerdo con ese país, Irán, al que una hipótesis vincula con el armado, el financiamiento y/o la autoria ideológica del hecho. Irán siempre rechazó cualquier vinculación y se negó a permitir la captura o interrogatorio de los presuntos implicados. Casualmente o no, Irán es una de las "bestias negras" de Estados Unidos, quien, junto con Israel, amenaza casi cotidianamente con agredir al paìs islámico como castigo a ofensas reales o inventadas.

Mediante este acuerdo se podrá indagar a los presuntos responsables, ideólogos o ejecutores del atentado o sus actividades previas o posteriores. No me resulta para nada sospechoso que un estado que viene siendo objeto de ataques constantes por parte de la propaganda negra de las corporaciones de prensa (o mejor, corporaciones publicitarias-culturales) occidentales haya pedido la formación de una comisión que garantice cierta autonomía y objetividad de la investigación. Lo de las indagatorias no es un tema menor y podrán obtenerse o no buenos resultados, pero sin duda que es mejor que la inacción de rigor mortis precedente.

Los efectos del acuerdo en los sectores locales

Recibido positivamente por la mayoría de las organizaciones de familiares y amigos de las víctimas del atentado, la oposición política al gobierno y ciertas organizaciones tradicionales de la comunidad judía radicada en la argentina plantean a éste como una claudicación alevosa y una entrega inconstitucional de nuestra soberanía. Es entendible si consideramos que esta visión proviene de sectores estrechamente comandados o por la embajada yanqui, o
por la embajada de Israel o se trata de aventureros políticos que se opondrán por reflejo a cualquier acción del gobierno. Y con más ahínco cuanto mejor sea ésta.

Ahora, ¿por qué a EEUU e Israel los molesta tanto el acuerdo? Supongo que no será porque tengan miedo de que se conozca la verdad. Que se yo, digo. No, más bien creo que a yanquis e israelíes les cambia el eje del discurso respecto de Irán, un país al que contínuamente presentan como ajeno a las normas del respeto internacional, belicoso y agresivo. Dicho esto por si hiciera falta agregar algo a la caracterización que hacen del país islámico como parte principal del "eje del mal"...

Como muestra de subordinación e incoherencia basta ver la conferencia de prensa conjunta entre las dos organizaciones tradicionales de la comunidad judía (AMIA y DAIA) y el canciller argentino, Timerman (casualmente de ascendencia semítica), cuando aquellas se manifestaron a favor del acuerdo. Bastó un tirón de orejas de la embajada israelí para que los directivos de aquellas ONG cambiaran la visión y pasaran al terrorismo mediático, que incluye la invocación a un improbable atentado futuro. Es demasiado, a mi gusto. 




Esteban Cámara

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.