viernes, 14 de septiembre de 2012

Disculpas si lo ofendí, patrón

Ante las protestas de los defensores de la “democracia” y la “libertad de expresión” no me queda más que decir que: Perdón, patrón si lo ofendí teniendo una opinión diferente de la suya. Entiendo que usted es de clase alta y es consuetudinario que pueda quejarse del gobierno y yo un simple negro que no puedo siquiera soñar con tener mi propia lectura de lo que hacen los integrantes de una clase social que me supera tan olímpicamente. Me debo haber confundido de tanto escucharlo denostar las movilizaciones de la gente de mi clase que, como usted bien dice, son choripaneros, oportunistas y son parte de una masa políticamente infantil que se dejan arrastrar por cualquier aparato. Al final de cuentas apenas tengo un par de posgrados, pero cero alcurnia. Sus insultos a las madres y abuelas de plaza de mayo deben estar perfectamente fundadas: Algo habrán hecho (sus hijos y nietos). Ah y si la pròxima campaña de soja no es tan desfavorable, ¿me podría poner en blanco en la Anses? Desde ya muchas gracias. ¿Le traigo las pantuflas? ¿Le sirvo un tecito?



Esteban Càmara

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.