miércoles, 1 de agosto de 2012

Obra publica y déficit en la provincia de Santa Fe

En el año 2007, la Provincia de Santa Fe, Argentina, invirtió 1.700 millones de pesos de fondos propios en obras públicas, cifra similar a años anteriores. En el año 2011, se invirtieron 650 millones, equivalentes exclusivamente al fondo de la soja (fondo que no existía antes de 2008). Desapareció la inversión en obra pública con origen en fondos propios.

Paralelamente, esta gestión de gobierno (Binner-Bonfatti), iniciada en diciembre de 2007 que recibió la provincia con un superávit de 700 millones, ahora tiene un déficit de 1.600 millones. Desaparecieron: 700 (superávit) + 1600 (déficit 2001) + 1700 (desinversión) = 4.000 millones de pesos (mil millones de pesos por año).

Bien: ¿A qué se puede deber esta aberración? Una explicación posible es la proliferación de cargos políticos. Por poner un par de ejemplos: En el área de Municipios y Comunas, normalmente se gestionaba con hasta dos Subsecretarios (o más comunmente uno) y un par de asesores. En el 2007 se incorporaron: 1 Secretario, dos Subsecretarios y Seis directores provinciales, con lo que la planta de funcionarios se multiplicó por 5. La cifra de asesores ronda las 10 personas. El Ministerio de Educación históricamente se manejó con 5 Direcciones Provinciales, mientras que actualmente el número de ese tipo de funcionarios se incrementó a 21. Lo mismo puede decirse del Ministerio de Trabajo y el número de Ministerios pasó de los históricos 8 a 12.

Otro aspecto que juega en esto es el jugoso aumento de remuneraciones y reintegros varios a los funcionarios políticos debido a la preocupación de la nueva gestión por seducir funcionarios que, en general, provinieron de la ciudad de Rosario y que ya tenían su vida (y curro) armada allí.

A su vez, debido a la desconfianza de los políticos de la actual gestión respecto del personal de planta (erróneamente asociados a gestiones de diferente cuño político), se tendió a la creación de áreas "en paralelo" a las tradicionales, pero constituidas por personas de su confianza y a quienes se les encarga la continuidad de las gestiones, puenteando a los organismos tradicionales, ahora "sospechosos". Esto incrementa absurdamente la planta de personal y colabora con el déficit.

Esta práctica malsana está hundiendo a la provincia y sólo me resta pedirles que, dado que no van a devolver a la provincia en las sanas condiciones en que la recibieron, al menos ¡DEJEN DE HACER DAÑO!



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.