domingo, 21 de enero de 2018

El rancio aroma del anti-multiculturalismo

Me dan bastante gracia los europeos o yanquis que se quejan del multiculturalismo, la nueva moda del derechismo palurdo. Los leo a menudo en medios europeos y en RT. Ya sé, los tipos son neofascistas: no se les puede pedir mucho intelectualmente.

Más de una vez estuve a punto de rogarle a alguno que me explique cómo van a hacer para echar de Francia a todos los árabes, o a los albaneses de Italia, latinoamericanos de España, jajajajaja. Por no hablar de las otras ochenta nacionalidades que hay por todas partes. Es gracioso.

¿Van a separar a las familias 'mixtas'?

¿Van a deportar a todos?

¿Asesinar?

Me doy cuenta de que en realidad deberían darme miedo y no risa. Así, exactamente así, empezaron los nazis.

Para distender un poco quiero traerles esta entrevista a Nadir Dendoune, un hijo de argelinos nacido y criado en Saint Denis, norte de París. En su libro Un perdedor en el techo del mundo se basó la película francesa 'El ascenso' que se puede ver por Netflix. La película ha sido despojada minuciosamente de cualquier toque de conflicto multicultural que pudiera tener el original. Así y todo sirve como entretenimiento, la recomiendo.

Pero para entender realmente lo que significó la hazaña de Dendoune, recomiendo lean la siguiente entrevista. Fuente: Jeune Africa (link al final). 

Nacido de padres argelinos, este hijo de los suburbios de París fue a plantar dos banderas en la cima del Everest: la de Francia y la de Argelia.
Nadir Dendoune posee tres pasaportes: uno francés, uno argelino y uno australiano. Nació en Saint-Denis, "donde los reyes de Francia están enterrados". Subió a la montaña más alta del mundo, pero enfrenta día a día otro Everest: encontrar su lugar en la sociedad francesa. ¿Cómo logró Nadir Dendoune escalar el Everest en 2008? Él lo cuenta todo, con humor y muchos sentimientos, en su último libro, Un perdedor en el techo del mundo (JC Lattès). Una aventura que comenzó a despertar sospechas... "Cuando llegué allí, planté las banderas de Francia y Argelia. También desplegué una tarjeta con el "93" escrito, el número del departamento que me vio nacer. Libération escribió un artículo sobre mí, luego pasé por Seven to Eight, en TF1. Me di cuenta de que los periodistas inicialmente no creían en mi historia. ¡Pero es tan grande que no lo puedes inventar! Dijo, resaltando que todavía tiene un certificado oficial de Nepal...
"Con este desafío, estaba donde nadie esperaba... ¡Estaba completamente desinhibido! Crecí en la política del fracaso. Durante treinta años, reproduje un discurso de victimización. Es cierto que nacimos en el lado malo de la periferia, ¡pero debemos cambiar eso! Las barreras, en gran parte nos las ponemos nosotros mismos... Quiero decirles a los niños de las ciudades: podemos tener éxito, incluso si, para eso, debemos mentir, transgredir. Mentir es lo que hice antes de la expedición. Salí sin entrenamiento especial, con un par de zapatos comprados en emergencia en Old Camper, inventé el CV de un escalador -Mont Blanc, Kilimanjaro- para tener el derecho de ponerse los clampones especiales de los glaciares. "Durante el descenso, viví los ocho días más hermosos de mi vida. Lloré de alegría y dije "lo logré". Me tomó cuatro meses recuperarme físicamente. Fue excepcional, pero no soy excepcional. Solo puse un pie delante del otro. "
Transgredir, Nadir Dendoune siempre lo hizo. Por necesidad. Sus padres son argelinos, el padre es trabajador, llegó a Francia en 1950 y la familia tiene nueve hijos. Nadir es el más joven. "¡Nueve franceses! Es Francia quien debería darle las gracias y darle la legión de honor a mi madre", se ríe. Después de una infancia "súper feliz", la adolescencia fué caótica. "Hasta preuniversitario, estaba con hijos de doctores y profesores en la escuela, había una mezcla real. Pero en la universidad, todos pidieron una exención. Nos quedamos sólo los de las clases ‘peligrosas’. En sexto, mis amigos eran tres o cuatro años mayores que yo... los seguí. En 1989, unos meses antes del bachillerato, estuvo involucrado en una pelea. Sentencia: dos semanas en prisión. "No estoy avergonzado de este período. Pero me di cuenta de que podría haberme convertido en un gangster. Crecí en un mundo violento que mis padres no esperaban cuando vinieron a Francia. Golpes, drogas duras circulando en las ciudades, desempleo y falta de futuro."
Entonces, la historia toma la apariencia de una novela de aventuras. Nadir Dendoune "despega", según el término del político y escritor Azouz Begag. Gracias a sus años de entrenamiento en atletismo, tiene la oportunidad de obtener un diploma en el Racing Club de France, el equivalente a una licenciatura en comunicación comercial, luego se matriculó en la comunicación en París XIII-Villetaneuse. La avidez de otros lugares lo pica: en 1993, con su mejor amigo, organiza una gira por Australia en bicicleta. "Fue allí donde me sentí completamente francés. Cambié la imagen que tenía de mí mismo. Fui galo durante tres meses. Cuando volví, el cielo se derrumbó sobre mi cabeza. Todavía era "inmigrante". Terminé la universidad y en agosto de 1994 me fui. Vive en Australia hasta 2001. Él fué sucesivamente conductor de autobús sin licencia (otra vez haciendo trampa...), obrero, profesor de deportes, cocinero. "Para celebrar mi nacionalidad australiana y hacer más ruido contra el SIDA, hice un recorrido en bicicleta por el mundo, Sydney-París, en asociación con la Cruz Roja Australiana. El 21 de abril de 2002, estaba en Alemania. Eran las elecciones presidenciales en Francia y vi la cara de Le Pen en la televisión. Yo, que me había reconciliado con Francia, me dije: "¡Qué hermoso comité de bienvenida!" Mi país no había cambiado. Las bolas. Volví y voté en la segunda ronda.” Él vuelve a París, pero no por mucho tiempo.
En 2003, parte a Irak para convertirse en un escudo humano. "Durante esta guerra, perdí mi costado ‘flor azul’ (ingenuo). Tuve que recoger cuerpos. Vomité. El olor a cadáveres a veces vuelve a mí...". Para exorcizar, envía correos electrónicos y cuenta su experiencia. A su regreso, los publica. Su primer libro se llama Diario de guerra de un pacifista y fue lanzado en 2005. Mientras tanto, se ganó la beca Julien Prunet, que ofrece hasta un año en el centro de entrenamiento para periodistas en un curso considerado "atípico". Su charla y su curso detonan, sorpresa. "Aprendí mucho de mis compañeros de clase, y ellos aprendieron mucho de mí. Yo era el único tipo de mundo. Me dio las armas para defenderme y me abrió las puertas. Nadir Dendoune es hoy un reportero de imagen independiente. Le gusta decir que, gracias a su trabajo en France 3, “conoce Francia mejor que nadie". Tal vez esta es la razón por la cual las oraciones de Nicolas Sarkozy le indignaron tanto. Y escribió en 2007 ‘Carta abierta a un hijo inmigrante’, dirigida directamente al presidente. ‘Para colmo él (Sarkozy) encabezó el Día Sin Inmigrantes el 1 de marzo. "Francia lo amas o lo dejas", fue la gota que derramó el vaso. No lo soporté. Culpo a Nicolas Sarkozy por traer las ideas de los lepenistas al más alto nivel del estado. Mañana, si me caso con una chica francesa, nuestro hijo seguirá siendo considerado de origen inmigrante. Muchos no quieren imaginarnos como Pierre, Paul o Jacques. A nadie se le ocurriría decir que Sarkozy pertenece a la segunda generación de inmigrantes... Ser francés no es ir a misa y comer cerdo. A fuerza de oírme rechazar mi diferencia, fui hacia esta diferencia... Cuando era niño, me avergonzaba mi segunda identidad. Francia no te permite ser francés y argelino. ¿Tengo que cortarme la pierna? Plantar la bandera argelina en la cima del Everest fue rendir homenaje al viaje de mis padres. Allá arriba, reconcilié mis dos identidades’. "Reconciliado, tranquilo, desinhibido ... ¿Cuál será, mañana, el nuevo desafío de Nadir Dendoune? "No puedo ir más arriba", responde, travieso. Me enorgullece decir que soy de los suburbios. Y que soy un aventurero.

Fuente: Jeune Afrique 



Traducción Esteban Cámara - Google

2 comentarios:

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios anónimos.