martes, 8 de enero de 2013

Apuntes sobre el odio

Argentina

El egoísmo es el aglutinante de los poderosos, el odio es su sentimiento y su lenguaje es la violencia. Este país ha sufrido desde su creación la violencia genocida de la oligarquía. 

Han asesinando gauchos, originarios, inmigrantes eslavos, judíos, árabes, bolivianos, españoles, italianos o cualquiera que no haya sido de las naciones dominantes, sobre todo si traían ideas de progreso social.

No nos puede sorprender hoy los mensajes de odio hacia este gobierno, los deseos de muerte, los "yegua", los "kretina", los "negros de mierda", "choriplaneros", etc.

Piensan egoísmo y hablan odio.

Seguridad jurídica es para ellos que no les toquen las propiedades, cualquiera sea la legitimidad de su origen. Asesinar a un niño qom no es inseguridad jurídica, para ellos, sino paradójicamento todo lo contrario.

Enjuiciar a los asesinos y torturadores que los defendieron en los '70 es para ellos "revanchismo".

Quisieran, insisto en ello, que la ESMA quede congelada para siempre como museo del horror, para escarmiento de los idealistas, de los luchadores y de los militantes.

Cuando se han tenido que aliar a los enemigos del país para defender sus privilegios de clase lo han hecho. Así fue en 1845 con la armada anglofrancesa como en 2012 con los fondos buitre y el juez Pingpong.

Cuando han querido estafar al estado lo han hecho, para a los pocos años erigirse en fiscales de la ética ajena. Esto es para vos Richard Pathfinder Darín, que hoy venís a sospechar de los demás como si tuvieras el culo limpio. Como si no hubieras sido sobreseído por prescripción, en un fallo que ratifica tu mugre explícita al importar un vehículo de lujo a nombre de una pobre discapacitada. Discapacitada que no se llamaba susana, por cierto.




Fe de erratas: El nombre del juez Ghanés era Frimpong. Pero resultó ser livianito y falto de contenido como una pelota de ping pong.


Esteban Cámara

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.