jueves, 29 de junio de 2017

Parábola del mochilero

Un mochilero (autoestopista) necesitaba viajar a un destino al norte, a unos mil kilómetros, por lo que se le ocurre dirigirse a una estación de servicio sobre la ruta que vincula a su ciudad con el norte y el sur. Una vez allí, consulta con los conductores dispuestos a transportarlo y encuentra que tres se dirigen al norte y dos al sur.

De los que van al norte, uno va a 800 kilómetros, aunque se desvía al final unos 15, otro va a 150 kilómetros y otro sobrepasa su destino buscado por unos 500 kilómetros.

El mochilero piensa: primero descarta al que va a 150 kilómetros, porque le parece que no adelanta casi nada. Luego al que va a 1500 kilómetros, porque por ese sólo hecho le pareció que era una persona demasiado pretenciosa y arrogante. Le da un poco de envidia y de miedo. Al que va a 800 km, también lo descartó, porque le pareció peligroso el desvío de 15 km, aún pudiendo bajarse antes del mismo y quedando bastante cerca de su destino. 

Tanto fue el disgusto que le causaron todos los que iban en su misma dirección, que eligió un auto que lo llevase para el otro lado, terminando mucho más lejos del lugar al que quería dirigirse.

¿Les parece estúpido? Hay mucha gente que en política hace esto.


Esteban Cámara
Santa Fe, 29 de junio de 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.