sábado, 6 de mayo de 2017

Sobre la violencia polìtica de los décadas del 60 y 70 en Argentina

Hoy se vuelve a poner de moda aquello de "también la subversión mató gente".

No me voy a ocupar hoy del análisis de la oportunidad del surgimiento de la violencia política en la Argentina que arranca desde el asesinato de Dorrego o incluso antes, o del bombardeo de Plaza de Mayo en 1955 o de los 18 años de proscripción del Peronismo.

No, como dije hace mucho, lo vuelvo a decir y lo voy a seguir diciendo tantas veces como sea necesario: ¿nunca se preguntaron por qué no se juzgaron aquellos hechos "subversivos", ni siquiera en tiempos de la dictadura, cuando tenían la concentración de todos los poderes del estado: ejecutivo-judicial-pseudolegislativo (CAL)?

¿Jamás se preguntaron por qué hubo juicios en su momento y en cambio prefirieron asesinar, secuestrar, torturar, violar, robarles los hijos y los bienes, ocultar sus restos, tirarlos vivos desde aviones, etc? Y no sólo no hubo juicios porque los militares mataron a los sospechosos, a los testigos, a los vecinos y desaparecieron las pruebas. Directamente, jamás les importaron ni los juicios, ni las víctimas.

Lo dijo bien claro Videla poco antes de morir cagando en el inodoro de la celda a la que fue condenado a cadena perpetua por miles de secuestros y asesinatos: Había que disciplinar el país. Y eso significaba quitarles a los trabajadores los derechos que habìan recuperado con el Peronismo, apropiarse de empresas y robar todo lo posible, forzando de nuevo la balanza del poder todo lo que fuera posible hacia el establishment.


Esteban Cámara

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.