viernes, 16 de octubre de 2015

Diferencias de género innatas en el patrón de juego

Traducido por mí del artículo Chimps like boys toys too (Los chimpancés prefieren los juguetes de niño), de The Australian

Si le interesa saber por qué los niños pequeños juegan con armas de juguete, usted podría debería pensar por qué los chimpancés machos jóvenes juegan con hojas y piedras.
Un estudio de chimpancés de la selva en Uganda ha descubierto que los machos y las hembras inmaduros tienen comportamientos muy diferentes de juego, con los machos que pasan mucho más tiempo de manipulación de objetos, ya sea como herramientas o simplemente por diversión.
Esto es particularmente sorprendente, ya que, entre los adultos, son las hembras las que más utilizan herramientas. Los investigadores, en un artículo de la revista en línea PLoS ONE, dijeron que los resultados podrían apuntar a una verdad más profunda sobre el comportamiento de los primates - incluidos los seres humanos - y la forma en que los diferentes sexos se preparan para la vida adulta.
"Tuvimos esta expectativa de que las hembras manipularían más objetos, para prepararlas para el uso de herramientas en la edad adulta", dijo Kathelijne Koops, quien hizo la investigación en las universidades de Cambridge y Zurich.
Ella pasó tres meses en Uganda observando los chimpancés en estado salvaje y registrando cuánto tiempo pasaban jugando con objetos encontrados en el bosque, como ramas y hojas.
'Oye, ¿qué está pasando' "Nos dijimos, al principio. Entonces cuando miramos con detalle lo que estaban haciendo, resulta que la mayoría de la utilización masculina de los objetos consistía en juegos - rudos y violentos - persiguiéndose unos a otros con palos o un montón de hojas. En las mujeres el juego era más bien dirigido a una meta ", dijo. "Ellos estaban explorando, rompiendo y llevando cosas. Así que en los machos aparentemente no se buscaba la preparación para el uso de herramientas, sino en la práctica de las habilidades motoras, para desplegarlas o tal vez vinculados a la caza ".
Estudios en el pasado han demostrado que los niños de tres años tienen más probabilidades de disfrutar jugando con los juguetes que implican la resolución de problemas utilizando herramientas. Sin embargo, existe una considerable controversia en cuanto a si las diferencias de género en el juego son culturales, esperándose que los niños jueguen con juguetes tradicionalmente masculinos, como trenes y armas de fuego y las niñas sean empujadas más hacia los juguetes como muñecos, o si reflejan algo innato.
Investigaciones recientes sobre el comportamiento de nuestros parientes más cercanos pueden ayudar a hacer frente a esta incógnita. En un experimento notable, se les dio a monos rhesus camiones volquete y muñecas de juguete. Mientras que las mujeres jugaban con ambos juguetes por igual, los varones tuvieron una fuerte preferencia por los camiones, objetos sin resonancia cultural evidente para los monos rhesus.
"Cuando yo estaba leyendo sobre la literatura humana, se me ocurrió a menudo hay un sesgo masculino reportado para la manipulación de objetos en los niños", dijo el Dr. Koops. "Hay una pregunta sobre los estudios en humanos - ¿es realmente un estereotipo de ‘juguetes para niños" lo que estamos viendo, o se trata de chicos que hacen cosas de ‘despliegue masculino’? "
En otras palabras, cuando los niños corren alrededor con espadas de juguete u otros objetos similares, ¿es sólo jugar o se preparan para más serias peleas por el dominio?

La Dra. Koops sugiere que las similitudes entre los seres humanos y los chimpancés apuntaban a una fuente evolutiva común, y que al menos algunos de los comportamientos son innatos, en lugar de culturalmente impuestos. "Vemos este patrón en los chimpancés y en los seres humanos - cuyo uso de armas podría evolucionar a partir de esto", dijo. "Sugiere al menos que esto es algo que se comparte, que heredamos de nuestro antepasado común."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.