lunes, 12 de enero de 2015

El valor de una vida

Coincido en la caracterización negativa que se hace de la mayoría de esos personajes mundiales que manifestaron ayer 11/01/15 en París (no todos), bajo el pretexto de condenar la violencia y bajo el logo de 'Je Suis Charlie'. Es cierto que son mayormente imperialistas, guerreristas y tienen, quien mas y quien menos, las manos manchadas de sangre, ahora, eso que algunos quieren creer, al estilo de "...parece que les llegó la hora", a esos personajes como Sarkozy o Hollande, respetuosamente, PARA NADA. Y menos tratándose de acciones del autodenominado 'Estado Islámico' (lo mismo para Talibanes, Boko Haram o Al Qaeda). 

Conste que no hablo del mundo islámico, en mi repudio a la masacre de Charlie Hebdo. Máxime cuando según una reciente encuesta, 3/4 de la población de los países islámicos rechaza las acciones tipo "yihad salafista" (excepción hecha de Singapur), repudio sola y únicamente a los grupos de extrema derecha teológica como los talibanes, al qaeda, EI o Boko Haram. Tampoco los creyentes del islam se sienten representados por ellos. Esos fundamentalistas religiosos no son antiimperialistas, aunque usen en parte esa retórica, son mercenarios o, simplemente chiflados que están a las órdenes del fascismo saudí y en algún momento si no todavía, fueron creados, adiestrados o financiados por la CIA. 

Así se repudió el atentado en países musulmanes:
Irán, Maya Neyestani

Kuwait, Diario Al Jareeda (vean bien: un occidental muy parecido al Tio Sam usando a un estadoislamista como proyectil... no es poco claro

El Líbano, Diario An Nahar

Marruecos, Omar Abdalat, El pensamiento Extremista

Turquía, Halal Hajir. Fuente de todas las imágenes: RT, Rusia
Alegrarse del atentado de Charlie Hebdo, es como si en 1939-41 nos hubiéramos alegrado de la invasión de Alemania a Polonia. O a Francia. O a la Urss.

Los que mueren en los atentados del fundamentalismo religioso son siempre taxistas, dibujantes, laburantes como yo o como vos. Jamás muere un sarkozy, una merkel, un netayahu, un almirante o general, etc. Por eso no entiendo como gente, supuestamente en mis cercanías ideológicas (vaya a saber, no sé), populares y nacionales (sic), los considera como "muertos de ellos". No, los muertos son nuestros. Las excusas, las justificaciones para lo injustificable, la preparación de nuevos bombardeos y saqueos, son de ellos. Y estas cosas les vienen como anillo al dedo. Así que, congratularse, para nada.

Todas las muertes del pueblo valen lo mismo, ya sean en Gaza o en París. Las muertes de Gaza o de Ayotzinapa no sirven para justificar la sangre vertida en Charlie Hebdo. Y los victimarios, vaya, son exactamente los mismos. ¿O acaso nos creemos que Al Baghdadi es una especie de Che Guevara? Yo, a riesgo de estar equivocado, pensaba que ser de izquierda era adjudicarles a todas las personas los mismos derechos y eso hago. Pero parece que para algunos, al nacer y vivir en París, vales menos que los sufridos y permanentemente agredidos palestinos. 

Como ya lo he dicho, banalizar esas muertes porque el imperialismo minimiza nuestros muertos de Gaza o Ayotzinapa es ser lo mismo que ellos, sólo que desde la otra vereda. No hay peor cosa que podamos hacer que jugarles la simétrica. Y los que están por equivocación en una vereda que no les es propia (me refiero a los banalizadores), en algún momento vuelven a donde les corresponde.

Lo unico que nos puede salvar en la lucha por un mundo mejor es ser mejor éticamente que la oligarquía y el imperialismo. Si bajamos al barro con ellos, si nos enmierdamos de pies a cabeza y empezamos a actuar las mismas cochinadas que ellos hacen, vamos a perder. Siempre perdimos en esa lid, porque cuando los no participantes (ya que nadie es neutral), empiezan a confundirnos con nuestro enemigo, perdemos. Bajamos al barro a luchar y allí ellos nos ganan por experiencia y porque su poder de fuego, ya sea de plomo, de tinta o de finanzas, es infinitamente superior al nuestro. Pero bueno, vaya uno a decirle esto a ciertos "guerrilleros del teclado" que en las raras ocasiones en las que salen de su piecita mohosa, se marean y les puede llegar dar un ataque de pánico.

Tampoco corresponde ponerse a enjuiciar la calidad de las caricaturas del semanario o declarar, ex post, si fueron más o menos agresivas hacia el Islam: ¡HA MUERTO GENTE, COÑO! ¿Hasta cuando vamos a pedir permiso para que nos dejen vivir, pensar, hacer? ¿Acaso un jeque saudita me va a venir a matar por escribir esto? En estos momentos ponerse a ver si las caricaturas eran buenas o si eran ofensivas (no les voy a pedir que mediten acerca de la diferencia entre una caricatura y un artículo de opinión). Es como si alguien fue asesinado y lo único que se fijan es si combinaba bien el color de los zapatos.

A mi juicio, lo único que corresponde en estos casos es solidaridad para con las víctimas y repudio al atentado. He visto últimamente gente que, desde un pseudoantiimperialismo (antiimperialismo 'de teclado'), le parece divertido o poco importante o auspicioso, sencillamente, se pasa por el culo la muerte de 12 personas inocentes. La masacre de Charlie Hebdo no fue una victoria del antiimperialismo, precisamente. 












Esteban Cámara

Santa Fe, 12 de enero de 2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.