lunes, 10 de noviembre de 2014

El binnerismo al gobierno

Hace ya unos 7 años, un militante bastante inexperto me decía que el hecho de que el partido de Binner se llamara "socialista", alguna connotación positiva tenía que tener. Bueno, esas ingenuidades me deprimen un poco, habituado como estoy a lo fácil que resulta mentir y caratularse como cualquier cosa, pero así y todo traté de alertarlo sobre esto. No me creyó.

Bueno, ya transcurridos siete años de gobierno de Binner y su delfín Bonfatti, podemos hacer un balance bastante fundamentado. Para los que no me conocen: hace 31 años que trabajo para la provincia de santa fe, soy profesional y tengo posgrados en gestión pública. A su vez me desempeño desde hace casi 20 años como diseñador/implementador de políticas públicas en esta provincia.

Política ¿socialista?

Básicamente, no hay ninguna medida que haya implementado este gobierno podamos llamar socializante o inclusiva. Sólo la política cultural, bastante digna, se salva. En ese sentido, aún los gobiernos peronistas de derecha que lo precedieron instalaron más acciones destinadas a la redistribución, al menos como ayudas a los grupos socialmente vulnerados.

Autonomía policial y narcotráfico

A poco más de un mes de iniciada la gestión tuve que reunirme con un importante funcionario del Ministerio de Seguridad, el hombre, un contador de aspecto grasoso me dijo que yo le resultaba conocido. Supuse que era porque había salido del mismo barrio que yo de la ciudad de Santa Fe (barrio sur). Bastante tiempo después me enteré que el contador era quien en realidad manejaba la policía (como lo había hecho para un gobierno anterior) y que, como ex policía, estaba sospechado de integrar los grupos de tareas de represión ilegal de la dictadura militar. Incluso, recordando la instancia del secuestro que sufriera mi hermana en 1977 por parte de una patota del andamiaje represivo, el gordito se asemejaba asombrosamente a quien empuñaba una ametralladora Pam en el living de mi casa en aquella ocasión. Me pregunto si de allí me conocía...

Bueno, la cuestión es que el binnerismo continuó o incluso incrementó el autogobierno policial del cual ya gozaba la policía en gestiones anteriores, incluso luego del alejamiento de aquel ex policía. No es de extrañar el incremento en los niveles de delito a pesar de haberse triplicado el número de uniformados, ni los niveles atrevimiento e intimidación mostrados por el personal armado durante el motín policial de fines de 2013.

Otro dato, en marzo de 2008 el entonces Ministro de Seguridad provincial entregó al Ministro de Gobierno (luego Gobernador) una carpeta con un análisis de los GPS de las avionetas abandonadas por los narcos que sugería posibles rutas de la droga. La mano derecha de Binner prometió actuar ... y lo hizo: A la semana siguiente exigió la renuncia de ese Ministro.

Durante la gestión Binner, la ciudad de Rosario triplicó la cantidad de homicidios, pasando del perfil de homicidio relacional-pasional  (propio de nuestra provincia) al estilo de asesinatos "sicario-style", màs cercano a los modelos de imperio del narcotráfico de cuño colombiano o mexicano. Florecieron los quiosquitos de droga (pequeñas pocilgas en donde menores venden droga), algunos hasta con custodia policial. El jefe de represión al narcotráfico protegía a ciertos grandes narcos (al tiempo que perseguía a denunciantes), el mismo que luego sería ascendido a jefe de policía de la provincia poco antes de caer preso por facilitación y protección al narcodelito. 

Un hecho difícil de justificar se produjo cuando fue asesinado en Rosario un sospechoso de jefe narco. Allanado el hotel en donde se hospedaba la víctima y secuestrada su computadora portátil, al poco se presentaron dos altos funcionarios políticos del Ministerio de Gobierno y manifestaron que la jueza a cargo del caso les había pedido que investiguen la misma. Se hicieron cargo de ella por casi una hora. La jueza siempre negó haber efectuado tal pedido. El fiscal (un viejo militante del principal aliado político del partido de gobierno) se apresuró declarar que el extraño proceder de los funcionarios (uno de ellos de la más alta confianza de Binner y socio de uno de sus hijos) no era delito. Al tiempo, la madre del presunto narco asesinado declaró que su hijo aportó una fuerte suma para la campaña de Binner en 2007.

Y así, día a día caen altos jefes policiales y efectivos de diverso nivel con evidencias de protección o facilitación de información a narcotraficantes.

De casi nada de esto da cuenta la prensa santafesina-rosarina. Debemos informarnos por unos pocos medios nacionales si queremos saber mínimamente qué esta ocurriendo. 

Gobierno en base a la imagen, desprecio por la gestión

A diferencia de gobiernos anteriores, desde 2007 la preocupación por la imagen, por la pintura, las fotos, la cobertura mediática y hasta los colores y la minimización de las acciones de gobierno han campeado en la provincia de Santa Fe. Como profesional de la gestión pública esto me resulta bastante notorio, aunque tal vez no sea tan evidente para el público en general.

A ver: otros gobiernos intentaban asistir técnicamente a los municipios o implementar acciones para recuperar niños desnutridos, mejorar y/o formalizar procesos internos, optimizar acciones sociales, crear bancos para financiar emprendedores de muy bajos recursos, descentralizar o desconcentrar, fortalecer institucionalmente reparticiones, crear nuevos efectores de salud o escuelas, capacitar al personal, etc. Algo, alguito de esto han intentado desde 2007, pero en general, lo que prima son los artículos periodísticos, los anuncios, las fotos y las grandes fachadas. Pero de gestión, proporcionalmente, con suerte se "hace" un 25% de lo que se "muestra". Como una evidencia de esto, las áreas de imagen y publicidad del gobierno se han hipertrofiado.

Gestiones sin formalización

Una característica notable es el no uso del sistema de información de expedientes. Las gestiones se llevan "en mano", sorteando a las instancias de control y haciéndolas inadvertidas para el resto de la administración. Así han llegado a formalizarse adjudicaciones directas caratuladas como licitación y compras "de urgencia" que demoraron lo mismo que una licitación formal y equitativa (claro, no todos los días se compra colchones a una compañía jurídica propiedad de la hermana de un funcionario).

Apartamiento de los cuadros técnicos

Dentro de lo poco que se hace de gestión pública, los cuadros técnicos han sido dejados de lado, ignorado o puenteado. Un caso paroxístico fue en una licitación: A pedido del Jefe de Asuntos Jurídicos se llamó a elaborar el pliego a unos profesionales con vasta experiencia en el tema. Luego de concluida la labor del grupo de profesionales, una funcionaria del área administrativa declamó que quienes habían elaborado el documento eran "unos boludos que no sabían nada" y puso a su gente de confianza para redactar otro, sin tantos resguardos como el primero. El segundo pliego fue rechazado de plano por el Tribunal de Cuentas, debido a sus tremendos errores y se tuvo que usar aquel primer texto. No hubo ningún desagravio para los profesionales actuantes ultrajados. Total, dale que va.

Plantas paralelas, ñoquis y superpoblación de funcionarios

Claro, siendo que se puentean los cuadros técnicos, ¿quién trabaja? Muy simple, jóvenes casi sin preparación (y nula capacidad de objeción para los designios de los decisores provinciales) que configuran estructuras paralelas, quienes hacen de mano de obra barata (y acrítica) para un alud de funcionarios políticos y asesores. Por poner dos ejemplos: 

* Municipios y Comunas (SIC) fue manejado histórica,emte por uno o dos subsecretarios (con otros tantos asesores). Desde diciembre de 2007 hay un Secretario, dos Subsecretarios y 6 (sí, seis) Directores Provinciales, con una jauría de asesores. Cerca de veinte funcionarios contra dos o cuatro. Y no precisamente para hacer MÁS que lo que se hacía antes.

* Ministerio de Educación: Un ministerio que se manejó históricamente con 4 o 5 Direcciones Provinciales y hoy cuenta con 21.

Podría hablar del Ministerio de Trabajo o de la Producción, pero es bastante similar.

A su vez, los sueldos de los funcionarios se incrementaron en un 30%, a valores reales, respecto de los sueldos de gobiernos anteriores. Más adelante analizaremos la incidencia que tuvieron ambas cosas (ñoquis y sueldos) en el presupuesto provincial.

Viáticos y otros gastos 

Otra de las cosas que aumentaron fuertemente fueron los viáticos (hay que decir que la mayoria de los funcionarios viene de Rosario y aledaños, a unos 150 km de la capital provincial) a los que se suman los gastos para hospedaje (alquileres y diarias en hotel) y los gastos para alimentación (yo juraría que los viáticos, sobre todo de la magnitud actual, deberían cubrir los otros dos rubros). 

¡Menos mal que los funcionarios rosarinos vienen solamente de martes a jueves a Santa Fe!

Veremos en el punto siguiente cual pudo ser la probable resultante de ñoquis, sueldos y viáticos en las cuentas provinciales.

Presupuesto para obras

Durante 2007 y años previos, el presupuesto destinado a obras públicas provinciales orilló en los 1.600 millones de pesos. En 2008 apareció el fondo proveniente de las retenciones a la soja (unos 700 millones en ese año). Adivinen, ¿cual es el presupuesto actual para obras a partir de 2008?, lo del fondo para la soja. O sea, los 1.600 millones previos, se evaporaron. Bah, no: Se destinaron a los bolsillos de funcionarios o empleados.

En fin, vemos que la gestión no tiene absolutamente nada de socialista. Que se quede tranquila la memoria de Salvador Allende, que estos de socialistas, sólo tienen el nombre. De burgueses e interesados, en cambio no hace falta tildarlos ya que lo son ampliamente.





Esteban Cámara

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.