domingo, 20 de julio de 2014

Un día cualquiera

Disculpen, yo no me pliego al día del amigo, esa especie de competencia por quién tiene más amigos y que los comerciantes diseñaron para vender más alcohol y comida. 

Para mí los amigos son aquellos que están siempre, no aquellos con quienes uno está solamente en el momento de la joda. Los verdaderos amigos no comparten sólo el fernet (o el vino, o la birra, etc.). 

Mucho menos asocio a los amigos con un día como hoy, tan dudoso. Para nada puedo estar seguro de que un día como hoy ocurrió lo que se supone que ocurrió, un día asociado con los asesinos y su arsenal de comunicación para el domino de otros pueblos.

¿Tan dominados estamos, en tales marionetas nos hemos convertido? En San Valentín compramos bombones con forma de corazoncito y rosas, en el día de la secretaria los moteles se llenan (sí, te lo aseguro, casi tanto como en el día del amante), los 20 de junio nos gastamos la plata en bares y alcohol... y así sucesivamente. Vivimos gobernados por la agenda de los otros y consumiendo a su ritmo. Han convertido a nuestro afecto en una palanca que accionan para apropiarse de esos papelitos numerados, rectangulares y coloridos que llevamos en la billetera.

Mis amigos saben que lo son sin necesidad de que yo se los diga o que vayamos a emborracharnos y a gastar plata en bares y restaurantes.

Hasta pronto.




Esteban Cámara

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.