jueves, 10 de julio de 2014

Somos diferentes


Cuando la selección argentina volvió de Sudáfrica tras perder 4 a 0 con el mismo rival que también goleó a Brasil, la selección fue recibida con cariño y reconocimiento al aeropuerto y una multitud acompañó al bus hasta la AFA, entre aplausos y vítores.

Jamás vas a ver a un argentino quemando su bandera porque la selección perdió un partido.

Jamás el hincha argentino se va a ir en el primer tiempo, cualquiera sea el resultado.

Muchos, no todos, tal vez una minoría (pero importante minoría), no queríamos que Brasil perdiera con Alemania, y menos de la forma humillante en que ocurrió.

Tal vez si no hubieran alentado tanto por Bosnia, Irán, Nigeria, Suiza, Bélgica, Holanda y etcétera, hubieran apoyado más a sus jugadores.

Yo personalmente amo a Brasil y considero que su fútbol es el mejor del mundo, pero tienen ese horrible defecto, esa soberbia y desprecio por todos los demás. Deben aprender a perder, hermanos brasileños. En la vida se gana y se pierde. A veces por goleada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.