miércoles, 19 de marzo de 2014

¿Hacia un nuevo orden mundial?


Hace algunos años el presidente de los EEUU amenazaba con atacar a Corea del Norte, argumentando posiciones amenazantes de este pequeño país. El premier chino, Xing Ping dijo claramente que Corea no era una amenaza para Estados Unidos. Lo que expresó, en el subtexto, es que China sí era una amenaza para USA en caso de atacar a su aliado, Corea. Obama se mandó a guardar.

El año pasado, una denuncia casi seguramente fraguada de uso de armas químicas por parte del gobierno de Siria en su lucha contra una insurgencia armada desde el exterior (entre otros, Al Qaeda atenta activamente contra el gobierno legítimo y con altísima aceptación de Al Assad -ronda un 70% de imagen positiva) motivó un estado de excitación por parte de USA y sus lacayos europeos (Cameron, Rajoy, Hollande) amenazando bombardear e intervenir aún más abiertamente de lo que lo vienen haciendo. Rusia aquí intervino con mucha mayor asertividad y, nuevamente, los gobiernos imperialistas mostraron su cobardía.

Muchos dicen que USA tiene la mejor tecnología bélica del mundo, infinitamente más avanzada que la de Rusia o China.

De ser cierto lo anterior, choca con el hecho de que el país norteamericano no ha intervenido bélicamente en forma abierta, en las últimas tres écadas, salvo con rivales inmensamente más débiles. Sólo se le ha animado a países como Grenada o Panamá. La intervención en Kuwait, defensiva, parece una excepción no del todo excepcional. Irak, aislado internacionalmente por su invasión y perdedor en aquella contienda, luego fue invadido y su gobierno derrocado. Claro, además de la falta de legitimidad internacional de Saddam Hussein y su debilitamiento militar al perder el conflicto, la moral del país se había resquebrajado y las tensiones con las minorías religiosas, sumada a la influencia creciente de Al Qaeda en el país, facilitaron una intervención yanqui que tampoco fue ni muy limpia ni particularmente exitosa. Eso sí, se quedaron con los recursos petroleros del país a un costo enorme en vidas. Pero la aventura estuvo lejos de terminar bien.

En Afghanistán, país también debilitado por guerras civiles, USA tiene la situación mucho más cerca del desastre que del éxito.

Otro caso: A pesar de la enorme desproporción económica y militar, desde 1963 EEUU no se ha animado con la pequeña Cuba, sin ir más lejos, más allá de las operaciones e intentos de asesinato algunos de ellos bastante irrisorios.

El papel de USA mayormente se vuelca a la promoción de disturbios frente a gobiernos que no le simpatizan, aplicando la "teoría del golpe blando" y la agenda de Gene Sharp y su fundación Albert Einstein (Einstein, si reviviera y constatara para qué se usa su nombre seguramente les vomitaría encima). Así lo hace en Venezuela y lo hizo exitosamente en Ucrania, siempre con  el apoyo de sus serviles subalternos europeos. Otro tanto intenta, aunque con mucho menos incidencia, con otros gobiernos latinoamericanos como Argentina, Bolivia, Brasil y Ecuador.

Es preciso dejar bien en claro también, una vez nombrados esos gobiernos latinoamericanos díscolos al imperio, a quien voces del establishment yanqui denominan como con tendencias dictatoriales, que EEUU sí apoya a gobierno fuertemente represivos y antidemocráticos como las asquerosas 'realezas' de Arabia Saudita y otros países del golfo pérsico, en donde las violaciones de los derechos humanos y de género son tangibles, cotidianas y espeluznantes. Otros gobiernos aliados de USA son los altamente represivos Chile (palos y más palos a los estudiantes durante el gobierno de Piñera y asesinatos y violaciones a los DDHH del pueblo mapuche), España (hambreando y reprimiendo violentamente a su pueblo), Paraguay (represión y expulsión de campesinos y poblaciones originarias para la expansión de la frontera de la soja) y Colombia (cientos de campesinos desaparecidos en sus luchas por tierra y dignidad), por ejemplo. De respetuosos de los derechos humanos estos gobiernos (por nombrar sólo algunos) no tienen nada. Está claro aquí que lo que USA combate no es la injusticia sino la desobediencia a sus designios imperiales, hasta hace poco en un contexto unipolar.

En este panorama, celebro profundamente la aparición de potencias como China y Rusia que podrán no ser mucho mejores que USA, pero, al menos, a éste 'matón del barrio' ya le ha aparecido competencia. Y esa es una buena noticia para la gente de paz.





Esteban Cámara

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.