domingo, 24 de noviembre de 2013

Una pequeña semiosis

Hace poquitos días me topé con esta letra de canción romántica y me resultó interesante para demostrar cómo en un texto se puede manipular la forma para decir lo contrario de lo que parece a simple vista que se dice.

La letra de la canción dice, resumidamente, esto:


El tiempo de alejarme me lastima una vez mas,
abrazame un rato,
que no quiero enterarme que esta noche va a pasar,
quiero hacer un pacto.

Seguro vos encuentres quien te quiera de verdad, 
pero no me olvides. 
Yo voy a estar muy lejos, te lo pido por piedad, 
nena, no me olvides. 

Si cada despedida es una roca sobre el mar, 
en este corazón hay muchas piedras. 
No voy a arrepentirme de decirte la verdad: 
cambiaste con tu amor mi vida entera. 

Seguro vos encuentres quien te quiera de verdad, 
porque vos sos libre. 
Yo voy a estar pensando en volver, en regresar, 
nena, no me olvides. 

Maldita sea la duda y la costumbre de pensar 
que no se puede amar de esta manera. 
Yo vivo en la distancia pero puedo regresar 
y amarte cada noche en cada estrella. 

No es acusatoria mi intención, ni contra el autor de este texto ni contra quien lo haya usado, cada uno ve en los discursos algo especial, algo distinto. No quiero que nadie se sienta inculpado con esta semiosis. Yo sólo quiero poner de relieve con ella algo que está ahí aunque no parezca a simple vista.

La canción, romántica, empieza avisando de una despedida que se manifiesta como no grata, "El tiempo de alejarme me lastima una vez más...", ¿verdad?

Veamos: Un elemento revelador es la frase: "yo voy a estar pensando en volver, en regresar", pero más adelante pone en evidencia la realidad: "Yo vivo en la distancia pero puedo regresar
y amarte cada noche en cada estrella". Esta frase dice claramente, más allá de lo declamado al comienzo, que va a volver, pero sólo como efluvio, 'astralmente' (sic), etéreamente, no físicamente. O sea, no va a volver... 

Me llamó bastante la atención el "hagamos un pacto", no supe en un principio de qué pacto se habla, pero supongo que tiene que ver con "abrazame un rato". O sea el trato es, yo me voy, no me hagas quilombo, dame ternura hasta el último segundo.

En alguna parte dice: "Seguro vos encuentres quien te quiera de verdad", o sea, está diciendo que él (o ella) NO QUISO DE VERDAD. Esto es lo más fuerte.

Éste texto me parece importante en este mundo posmoderno y con graves intentos de colonización del subconsciente, de tergiversaciones y manipulaciones del sentido que se hacen desde los medios del poder corporativo como ejemplo de cómo las formas del lenguaje pueden ser "trabajadas" para que terminen aparentando decir algo que es opuesto a lo que en realidad dicen.

En la canción, la frase "no me olvides" se repite agotadoramente, pero realmente, en lo profundo de su significado, el discurso dice "olvídame".




Esteban Cámara

1 comentario:

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.