miércoles, 20 de noviembre de 2013

Al Qaeda y Estados Unidos

Vamos a hacer un par de definiciones previas:


Acto de falsa bandera: es una acción militar, terrorista, comercial o publicitaria en donde un grupo, nación o empresa actúa bajo una denominación (o bandera) ajena para incriminarlo o justificar una "represalia" o, lisa y llanamente, una agresión.



Ejemplos de esto son los fabricados en 1939 por el ejército nazi y adjudicados al ejército polaco para justificar la invasión del país eslavo, hecho que marcó el comienzo de la segunda guerra mundial y en 2005 en Basora, cuando la policía iraquí detuvo a soldados británicos del Regimiento de Reconocimiento Especial. Los soldados británicos dispararon a fuerzas de seguridad iraquíes e intentaban colocar bombas simulando ser terroristas.



Colateralidad permitida: A este tipo de actos no recuerdo bien el nombre que llevan, pero es cuando alguien sabe que su enemigo va a atacar y lo deja hacer para después justificar una represalia. El gobierno de los Estados Unidos sabe mucho de esto porque los utilizó para polarizar a su opinión pública facilitando su ingreso a la primera y segunda guerra mundial.



Las primeras noticias que tuve sobre Al Qaeda datan de 1998, con el ataque a las embajadas de EEUU en países africanos (Kenia y Tanzania) y otros por el estilo. Previo a esto, más tarde lo sabríamos, el gobierno yanqui había financiado y dado cobertura logística, instrucción e tutti quanti a Ossama Bin Laden, luego líder de Al Qaeda en Afghanistán para la lucha contra los soviéticos desde la década de 1970 en adelante. Allí nació Al Qaeda. ¿Es posible que tantos contactos y buenos recuerdos entre el árabe y los yanquis se hayan perdido?



Luego vino en 2001 el famoso ataque de las Torres Gemelas, en el cual pienso detenerme:



En ese preciso momento una delegación de la familia del líder de Al Qaeda (Bin Laden) se encontraba de visita en EEUU negociando al más alto nivel, mientras que el presidente yanqui se encontraba fuera de la Casa Blanca (y en Florida, a miles de kilómetros de Washington), uno de los presuntos objetivos. Hmmmm, demasiado mala la inteligencia de Al Qaeda para planear esos atentados justo en esos momentos. Otro hecho curioso es cuando (vean el video) un asistente entra y le avisa al presidente yanqui Bush (en ese momento en un aula de escuela) que un avión se estrelló contra nada menos que una de las torres del World Trade Center y Bush ni siquiera se muestra sorprendido, apenas parece tan bobo como de costumbre. Sin embargo, con el país bajo ataque, permanece con los niños de la escuela de Miami, sin inmutarse. Luego le avisan del segundo avionazo y ahí sí, emprende la huída. ¡Malhaya, ni que lo hubiera estado esperando! 



Estos "atentados", bastante singulares a su vez desde el punto de vista de la ingeniería de las demoliciones, dieron lugar al comienzo de varias guerras de las cuales resultó que empresas yanquis (Halliburton, por ejemplo, del entonces vicepresidente Dick Cheney) terminaron, casi 'como sin querer' (jeh) dueñas del petróleo de países del medio oriente. 



Por estas razones muchos han sospechado, incluso desde dentro de EEUU, que el derribo de las torres fue o bien un acto de falsa bandera o una colateralidad permitida.



Otro hecho notable es que Al Qaeda nunca se metió con Israel...

Hmmmm. ¿Seguro? Sí, seguro. Jamás se metió (más allá de la retórica) con el que teóricamente es su enemigo principal. Prefieren atacar en Libia y Siria, por ejemplo (cuando estos países están o estuvieron contra EEUU). Hmmmm, que cosa, che.


Bueno, el caso de Siria es paradigmático. Las milicias afiliadas a Al Qaeda, principales sospechosas del ataque con gases que la prensa occidental adjudicó al gobierno de Assad, libran esta guerra afín a los intereses de EEUU.... Hmmmmm



Y ahora, por último, Al Qaeda se dedica a bombardear embajadas de Irán, otro enemigo de EEUU.



Eh, muchachos, ¿y al enemigo sionista?



¿No es demasiado?




Esteban Cámara

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.