lunes, 28 de octubre de 2013

Un resultado ... lógico

Hace un par de meses me preguntaba ... ¿el aliarte con un traidor, en qué te convierte? Y bien, lamentablemente, creo que hay sólo dos opciones: 

La más obvia es que uno es un boludo, por aquello del escorpión aislado por la creciente y la ingenua rana samaritana que lo saca del problema permitiéndole que cruce el río. Termina el escorpión picando a la rana ('es mi naturaleza') y ambos mueren, la una por el veneno y el otro, ahogado.

La otra posibilidad es que uno sea, a su vez, un traidor.

Todo esto viene a cuento de las elecciones legislativas 2013 en mi provincia.


Bien, a grandes rasgos el resultado me parece ... desastroso. Un tercer lugar, luego de un inoperante y de un payaso, la verdad es hasta ultrajante.

Ahora, no puedo decir que me sorprenda, un poco porque reitera la performance de las internas abiertas de hace dos meses. Y otro poco porque difícilmente apasione al votante llevar un cabeza de lista conocido por sus traiciones varias, en el plano provincial. Y en el plano local, llevar un pibe que no tiene propuestas, ni trayectoria, ni discurso, ni ideas ni nada, salvo una abultada chequera y una más que dudosa e inestable 'adhesión' (¿?) al Frente Para la Victoria.

En lo que hace a la estructura política provincial (y toco de oído, sólo me baso en lo que leo en la prensa y en las escasísimas actividades y escandaletes que salen a la luz) el Partido Justicialista santafesino parece ser una variante tímida y burguesa de la democracia progresista, partido caracterizado en su centenaria existencia por la falta de ideas y dinamismo, por su timidez, reaccionarismo y por representar a la burguesía más institucionalista y honestista (aunque en esto último no se parece). Al lado nuestro, el radicalismo queda como el Movimiento 26 de Julio de Fidel y el Che en la Sierra Maestra. Poco hay en el PJ santafesino que escape a esta definición, salvedad hecha por algunos dirigentes sindicales añorantes del lorenzomiguelismo. Poco se sabe del partido justicialista de la provincia fuera de las peleas por el lugar en la marquesina.

Pero claro, qué se puede esperar de dirigentes que se aliaron con la sociedad rural en un momento muy crítico de enfrentamiento a un gobierno popular y/o que mandaron a su gente a votar contra el candidato propio por un problema de personalismo. E incluyo en esto a una importante primera figura del kirchnerismo nacional, tal vez la más prominente y bocona. Y a su soldado - mason operador santafesino... Aquella elección de 2011 (<> 26% de votos) fue el germen de esta derrota, más desastrosa aún y proyectó a un payaso y a la caterva de dirigentes traidores que lo acompañan en su intento de vuelta al neoliberalismo.

En cuanto al kirchnerismo local, valgan un par de anécdotas:

* Para el 27 de octubre de 2012, segundo aniversario de la muerte de Néstor Kirchner, no se organizó ninguna conmemoración (tampoco el año anterior, ni éste). Yo fui sólo con mis nenas esa tarde hasta la plaza de mayo de Santa Fe...

* "Unidos y organizados" no funciona en Santa Fe. No estamos unidos, menos organizados. En realidad debiéramos definirnos más bien bajo el paraguas de "Verticalismo interno, personalismo y aparatismo al pedo".

* Para las internas nos propusimos con mi hijo mayor como fiscales de la lista kirchnerista y me dieron el teléfono de una militante para contactarnos y darnos instrucciones y poderes habilitantes. La llamé, quedamos en encontrarnos cerca de las seis de la tarde en la escuela cercana a casa en donde íbamos a fiscalizar el escrutinio de alguna mesa (no la elección en sí). Llegamos 5.50, la chica no estaba pero por teléfono me derivó a un pelotudito que no sabía ni tenía ganas de nada. El vago, extermadamente ineficaz, no encontró ni los poderes para que podamos actuar, ni al pibe que, según él, los tenía en su poder. Esperamos al pedo hasta las 6.45, charlando en el patio de la escuela con mi hijo y después nos fuimos.

Como ya lo he expresado hace unos meses, las organizaciones kirchneristas santafesinas (¡por no hablar de lo que no conozco!) no pueden zafar del verticalismo interno, el personalismo de dirigentes de dudosa proyección y el aparatismo de celular. Su funcionamiento interno no puede estar más apartado del de organizaciones revolucionarias (e incluso del de las reformistas) y la falta de democracia y de debate interno las está carcomiendo.

Se podrá decir que el resultado de ayer del FPV en Santa Fe superó ampliamente al de 2009 (<> 10%), la que fue una votación similar en cuanto al carácter meramente institucional parlamentario, pero mucho más desfavorecida en lo que hace al alineamiento político-mediático y a las alianzas. A mi no me conforma esto.

En definitiva, salir terceros, con nuestra rica historia en una provincia considerada históricamente como peronista y, con un magro 22% de votos, es el resultado lógico de todo esto. Es triste, pero es tan ... justo.





Esteban Cámara
Santa Fe, 28 de octubre de 2011




Esteban Cámara

1 comentario:

  1. El dicho no era: 'Con los traidores a la cabeza', ¿no? El orden de los factores sí que altera el producto.

    ResponderEliminar

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.