miércoles, 11 de septiembre de 2013

Salvador


Disculpen, probablemente ya los moleste con esto, pero para mí es importante: Yo empecé a militar con Allende vivo y en el gobierno de su Chile, en aquel 1973. Era mi ídolo, yo anhelaba fervientemente que fuera cierto ese camino pacífico al socialismo. Yo estaba en el FIP de Jorge Abelardo Ramos, izquierda nacional y popular de raigambre bolivariana y afín al peronismo.

Perdonen si canso con este tema. Ya sé que publiqué algo así el año pasado. 

Pero aquel 11 de diciembre de 1973 al volver de la escuela, a mis doce inocentes añitos de primero de secundaria y militante novel, mamá me contó que habían asesinado a Salvador. Yo lloré esa siesta un llanto amargo y callado, nadie lo supo, sólo yo. Hasta el año pasado. 

Un día como hoy, hace cuarenta años, mataban a Salvador Allende en Chile. Que no me vengan con la gilada de que se suicidó. Al golpe lo dieron directamente desde la embajada yanqui, luego de más de una década de conspiraciones y financiamiento a los grupos de derecha, con la complicidad de la pequeño burguesía pelotuda. Hasta al jefe del ejército asesinaron los sicarios yanquis. Nunca me voy a olvidar de las viejas chotas de los barrios ricos de santiago caceroleando, pidiendo el golpe, defendiendo a los intereses estadounidenses. ¿Les recuerda a algo? a mí sí. También en aquel momento la extrema izquierda se sumó al complot, esos eternos adolescentes tan necesarios al imperialismo, esos "pibes troskos" de edad mental (¡y política!) de quince años y edad física de 30-40-50-60- etc. ¿Les recuerda a algo? Hoy en Argentina dos políticos opositores denuncian un golpe en ciernes contra un gobierno que sigue el camino de Allende, más lento tal vez. Yo vengo diciendo lo mismo desde hace años, ignorando las miradas burlonas y las alusiones de exageración.

"Hemos suprimido la lucha de clases" dijo Pinochet. Y habìa matado a miles, inclusive al trovador de voz tierna, a Víctor Jara.

Y... así estamos en latinoamérica. El neoliberalismo nos pasó por arriba a todos. Algunos estamos empezando a repechar, otros siguen profundizando el abismo de clases. La batalla cultural es ardua en todos nuestros países (inclusive en Cuba): El individualismo, el esto es mío y el que se jode se jode, sigue erosionando la trama social. Mucha gente ha perdido su consciencia social. Y mientras el individualismo siga siendo el punto de mira del  pensar de nuestras clases medias ( y de algunos otros desorientados-desclasados), difícilmente podamos evolucionar hacia formas justas de convivencia.

Si te parece extraño que escriba tanto sobre Cuba y Chile siendo Argentino cometés un sólo error: Nací en Argentina, pero mi ideología, y mi corazón, es de la Patria Grande. Soy Patriagrandense, nativo y por opción.

Nunca más un golpe en latinoamérica. 



Lecturas necesarias:

El Chile de hace cuarenta años y el de hoy. Nota en Página 12, de Miguel Rojas.

El día que todo cambió, en Página 12, nota de Ariel Dorfman.

Hasta el Cóndor lloró, en Página 12, nota de Mercedes López San Miguel.

Victoria y desestabilización, en Página 12, nota de Atilio Borón.

Combatir hasta la muerte, en Página 12, de Oscar R. González

Allende, el cambio y la codicia, en Página 12, de Martín Granovski.


Dedicado a Salvador Allende, Víctor Jara, Claudio Jimeno y miles más.


Esteban Cámara.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.