lunes, 22 de julio de 2013

Sobre opiniones ... y sobre hechos

Nosotros no opinamos, nosotros hacemos (video) dijo la presidenta hace instantes al inaugurar un hospital. 

Me hace acordar de una discusión reciente con una almita que me decía que todas eran opiniones, las de "ellos" y las mías. No, corazón: el aumento del PBI a tasas chinas (se duplicó en 10 años), la ley de matrimonio igualitario, la de identidad de género, la de fertilización asistida para todas, los cinco millones de puestos de trabajo, la duplicación de la cantidad de personas en la clase media (según Banco Mundial), las jubilaciones con aportes irregulares, las paritarias anuales, la triplicación del presupuesto educativo relativo al PBI (PBI que, de paso, se duplicó en 10 años), el hundimiento del Alca, el desendeudamiento (deuda: 160% del PBI en 2002 a 38% del PBI en 2012), la baja drástica de la pobreza, el aumento espectacular de la ocupación laboral (63 % en 2002, 96% en 2012), las leyes de protección laboral elogiadas por la OIT, los juicios a los genocidas, las liberaciones de personas explotadas (mujeres obligadas a prostituirse, principalmente), la expulsión del FMI, la recuperación de YPF y Aerolíneas Argentinas, la recuperación de los fondos de los jubilados, la unidad latinoamericana y la participación en la creación de la CELAC y de la UNASUR, el Plan NACER, el PROCREAR (decenas de miles de viviendas en construcción), la Asignación Universal para los hijos, la repatriación de más de 1.000 científicos, etc., no son OPINIONES. Son realidades. No te confundas.

Opinión es pensar que fulanito es culpable aunque no haya pruebas, aunque los testimonios fueran probadamente comprados u obtenidos bajo coacción.

En cambio, pronosticar casi todas las semanas un nuevo cataclismo para el país es más que una opinión: Es mala onda. Es ser una persona jodida que DESEA que al país le vaya mal para así poder probar ella que tenía razón en no querer al gobierno actual. Y de paso amargarle la vida a los demás. Sigan tragándose sus malos deseos, yo sólo pido que no me ofendan tirándomelos en la cara una y otra vez, sin hacerse cargo de todos los fallidos anteriores (y van 60, por lo menos, en mi cuenta personal). Casualmente, jamás criticaron a Menem como critican a este gobierno...

Esto de manifestar que todo es opinión suena a último recurso de aquellos que no tienen argumentos. Entonces, todo es lo mismo, todo vale lo mismo. Y como la opinión de ellos  no vale nada porque es infundamentada o probadamente equivocada (como los cataclismos que nunca se producen o las cámaras ocultas prearmadas y guionadas), entonces pretenden reducir a la nada los argumentos de los demás, igualándolos a una opinión como la de ellos, que carece de argumentos, es sólo un "me parece que...". 




Esteban Cámara

Santa Fe, 23 de julio de 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.