martes, 2 de julio de 2013

Bayamo, cajita de bombones

14/05. 6.00 hs. Holguín: Preparo mi viaje a Bayamo en casa de Isabel Gálvez. Llama Alfredo a las 7.30 y me da los datos de la casa en dónde hospedarme en Bayamo: Villa Balcones, de Vivian Cadrelo y Segundo Ochoa, Donato Mármol 266 entre Saco y Figueredo, teléfono 23-421413.

Me voy caminando hasta la terminal Viazul de Holguín con mochila y bolsos, unas 20 cuadras desde cerca del Parque Céspedes y llego 9.15 (una hora y 5 minutos antes de que pase el bus a Bayamo). Le pido al boletero que me de el pasaje y el tipo, con una mirada rara, me dice que no, que me lo va a vender cuando llegue el bus. Primero me preocupo, pero luego pienso que seguramente tiene que verificar la disponibilidad de asientos. 

El bus tiene un retraso de 40’. Después de las 10 viene un buquenque y me dice que se me fue el bus. El 'descarao' del boletero no me avisó, seguramente en connivencia con el buquenque y luego me marcó. Me voy con el buquenque y me sale 7 cuc (1 más que Viazul), no mucho más pero me molesta el jueguito deshonesto y la falta de fidelidad del boletero a su empresa. 

Viajo hacia Bayamo en una máquina de la década del '50 con otros 6 pasajeros, todos cubanos Llego a las 11 a casa de Vivian y Segundo y todavía no se ha desocupado la habitación. 

Casa de Vivian y Segundo. Foto: Esteban Cámara
Paseo por el centro, saco fotos, almuerzo en el Rápido frente al Parque: Sandwich de jamón y queso, chorizo y aceitunas, con refresco: 2.90 cuc.
Catedral. Foto: Esteban Cámara
Lateral del Parque Céspedes




Calle Carlos Manuel de Céspedes. Foto: Esteban Cámara

Parque de las Madres. Foto: Esteban Cámara
Bayamo es la segunda ciudad fundada en Cuba, un 05 de noviembre de 1513. Todo en ella es como de juguete: Las pequeñas plazas ('Parques'), sus calles angostas, las pequeñas veredas. Todo es bello, delicado, pulcro, arreglado con primor, detalle y cariño. Allí está la casa natal del Padre de Cuba, el padre de la patria: Carlos Manuel de Céspedes y del Castillo, hoy museo. Bayamo es como una cajita de bombones. Allí, como antes en Santa Clara, me sentí como si hubiera vivido ahí toda mi vida. Muy cerca, pero más cerca aún de Manzanillo se incubó la primera guerra de la independencia cubana, en el ingenio La Demajagua, de la famila Céspedes. El Himno cubano se llama, precisamente, La Bayamesa: Su primera estrofa dice: "Al combate corred, Bayameses". Es obra de un Bayamés, Perucho Figueredo. Oriente todo es revolucionario, es rebelde. De oriente vinieron también Fidel, Celia Sánchez, Almeida y Vilma Espín. En oriente desembarcaron Maceo, Máximo Gómez y José Martí para la primera independencia. 

Al volver al hospedaje no se ha desocupado todavía mi habitación y me quedo escribiendo este diario y charlando con Vivian y Segundo. En un momento dado me percato de que entró una linda morochita, de uniforme azul y unos aparentes 35 años, muy simpática se pone a hablar conmigo sin que nadie ose presentarnos. Segundo se fue a dormir y Vivian desaparece de a ratos. Le pregunto cómo se llama: 'E' (anoto en el cuaderno 'E'!, así, con énfasis). Hablamos de la excursión a Bartolomé Masó, a la comandancia del Che. Planes en vano, Vivian convoca a un taxista que me pide 25 cuc por llevar, esperar y traer. No quedamos en nada. Terminan de limpiar mi habitación.

'E' me cuenta que es gastronómica, que trabaja en el mejor restaurant estatal de la ciudad. Habla del Ajiaco, un plato que es también típico de Colombia y Ecuador, una especie de sopa o guiso aguado con bolas de harina de maíz, papas y carnes. Le digo que voy a ir a cenar allí para probarlo. Me pide que la haga llamar a la cocina (esa era mi idea ¿me leen la mente?) y promete pasar al salir del restaurant, tipo 22.00. Me cuenta que viene siempre en su receso laboral, entre las 15 y 18 y cuando sale, salvo los días que no trabaja, día por medio. Cuando 'E' se va, 18.00 hs., me pego un baño y me acuesto un rato porque estoy bastante cansado.

Me levanto a las 20.00 y Vivian me dice que 'E' ha venido dos veces a traerme un frasco de ajiaco mientras yo dormía porque temía que se termine y no lo pudiera probar. Vivian lo calienta y tiene un gusto bastante parecido al de nuestro locro.

Decido salir igual y comprar agua porque todavía no conseguí y tengo bastante sed. Paso por la pizzería estatal Dino´s (es una cadena y es casi igual a la de Holguín) y compro dos aguas chicas. Luego paso a ver cómo es el Manegua y justo la veo a 'E' sentada en el sofá de la puerta hablando con dos compañeras. Sale y hablamos un rato.

Vuelvo al alojamiento y miramos algunos momentos el partido del Real Madrid con el Espanyol por tv, con Segundo, pero sólo el primer tiempo porque a las 22 empieza la novela que mira Vivian. Comienza ésta y me voy para el patio a hacerle el aguante al congénere. Llega 'E' y se pone a ver la novela con Vivian. Al terminar la novela me acerco a charlar con la morocha de ojos risueños. 
Se va poco después de las 23 y la acompaño hasta la puerta. La saludo con un sonoro beso. Es tan menudita y dulce como una frutilla.

15/05

Casi de madrugada sufro un ahogo, decido empezar dieta. 
6.20 Desayuno casa de VyS. Café, manteca, pan, tortilla (omelette), leche, frutas y batido de mamey (zapote en Bayamo: una fruta de carne rosada y cáscara marrón rugosa, muy dulce, con un sabor que recuerda lejanamente a cereza y nuez).

Mamey
7.45 salgo caminando para la terminal intermunicipal, por Martí hacia el sur. Enseguida parto en un camión que va para Manzanillo (10 m/n). Una vez allí, apenas pasan muy pocos minutos y cojo un camión que se vocea a ‘Niquero’, pero que nos abandona en Medialuna. Somos unas 8 personas, pocos protestan se ve que no es raro. Espera de 20-25 minutos hasta que tomamos otro camión, esta vez sí a Niquero, 5 m/n. En el viaje una hermosa morochita me da charla pero yo sólo pienso en unos ojos-sonrisa. Hago la visita soñada  (descripta en el artículo El efecto Las Coloradas), creo posible enfermarme de alegría. 

De vuelta en Niquero, espero bastante un transporte para Manzanillo. Primero veo un camión al cual se dirige la gente, pero no va a ese destino. Luego una guagua, que dicen que sale para Manzanillo e intento subir, pero me entero que va, en cambio, a empalme Pilón. Luego un camión que, por fin, es el correcto: 10 m/n. 

Llegamos a Manzanillo 16.30 y la terminal está vacía. Pregunto y me indican de un camión que está por salir para Bayamo, ya sobre la carretera. Está parado y el guarda vocea: Bayamo-Yara, una y otra vez. Pero nadie sube, hay unas 25 personas esperando abajo, en la parada. Me quedo por ahí, por las dudas hasta que llegan unas 7-8 personas y se suben, entonces subimos los demás. El guarda me hace una seña rara cómo diciendo ¿Qué hace?, le digo que voy a Bayamo, con firmeza. 

A la salida de Yara, se poncha una de las ruedas traseras derechas. Las tuercas no salen fácilmente, el conductor y el guarda las golpean una y otra vez para aflojarlas pero en definitiva nos producen unos 45 minutos de demora. Cambian la goma y ya son las 18.25. Pienso en 'E' y si me esperará. Llego a Bayamo y me bajan en otro lado, no en la misma terminal y eso me confunde. Empiezo a caminar para otro lado. Me doy cuenta de que estoy perdido y pregunto. Un mulato me sugiere que tome un coche de caballos (cativana) hasta la estación del tren. El hombre me dice, seguro: 'Usted es cubano'. Mi mimesis se va acentuando. No, le aclaro. 

Me subo a la cativana, no hay más pasajeros y demora una eternidad hasta que al final azuza a su caballo y salimos, muy lentamente. Recoge dos chicas, luego un par de hombres, luego otro. En un momento dado me bajo, porque creo que ya llegamos, mi instinto esta vez no me falla y subo por Figueredo hasta Donato Mármol. Llego al hospedaje a las 19.45, temiendo lo peor. No obstante, en la cocina, veo una cabecita morena que se asoma y se vuelve a esconder. 

Me baño y salimos a dar una vuelta al centro. Entramos a Dino’s y ella pide una pizza, yo, espaghettis. Le apena comer más que yo y quiere cambiar a espaghetti, sin decirme nada. Me doy cuenta de cuál es el problema y entonces cambio yo a pizza. Las pizzas son enormes, ninguno las termina y ella las envuelve en servilletas y las guarda en su cartera. Tomamos unos refrescos (gaseosas) y volvemos a lo de Vivian. Luego la acompaño hasta la vía del tren (justo el sitio que google maps llama: 'Bayamo Train').

16/05

8.00 Desayuno: Batido de mango, café, leche, manteca, pan, tortilla, frutas.

Paseo por el centro de Bayamo, ingreso a la casa-museo de Carlos Manuel de Céspedes y del Castillo, navego por internet en Etecsa. Compro en una farmacia y herboristería luego de larga cola. Llamo a Alfredo para avisar que decidí quedarme más en Bayamo. 


A la noche, luego de acompañar a Elaida hasta 'Bayamo train' ceno en el Paladar D’Bayamo, al lado de la Casa de la Trova: Arroz con camarones, jugo de guayaba y dos refrescos, 144 m/n.


Bayamo es la capital de la provincia de Granma y tiene unos 220.000 habitantes. Otras localidades de esa provincia son Manzanillo, Yara, Masó, Niquero, Belic, Rio Cauto y la Playita Las Coloradas. Entre esa provincia y Santiago se encuentra la Sierra Maestra, teatro de la segunda liberación de Cuba. En Bayamo vivía Perucho Figueredo, general independentista, compañero inseparable de Manuel de Céspedes y autor de la letra del himno, quien, ante una inminente toma por parte de fuerzas coloniales, "...convirtió en pavesa su señorial mansión". Toda Bayamo fue quemada por sus habitantes para no entregarla al invasor español.





17/05

7.00 horas. Vamos con 'E' a Manzanillo (los camiones se anuncian a Yara - Manzanillo: 5 m/n) porque tiene que buscar un análisis de la hija, de prolactina. Pasamos por Yara. Ya en Manzanillo, desde la terminal tomamos un par de ‘motores’ (moto de pasajero único: 20 m/n) hasta el hospital Celia Sánchez Manduley. al laboratorio. Mala suerte: Nos dicen que recién están abriendo los viales, que pregunte el miércoles, que siempre llame antes.

Paseamos por el malecón, sacamos fotos, llegamos hasta la playa que parece bastante mala.


Volvemos hacia el centro y almorzamos en la Lisetera de Manzanillo (Lisetera Cayo Congrí), famosa aunque algo decaída. Pedimos una Copa de camarones (entrada), Lisetas (Mugil incilis, lisa rayada, zoquito: un pescado de agua salobre y mar) para dos, con arroz congrí y ensalada, dos refrescos: 57 m/n.

Seguimos caminando hacia el centro y compramos algunos artículos de higiene para ambos en una chopi del centro de Manzanillo: Champú, crema, desodorantes, etc. 14 cuc.

Regresamos a la terminal de Manzanillo en cativana, 2 m/n cada uno. Nos subimos a un camión que sale para Bayamo: 10 m/n cada uno. Luego desde la terminal tomamos un bicitaxi y llegamos a las 17 horas. 


A la noche luego de acompañar a 'E' me entero que hay un argentino más en la casa: Jorge, de Bahía Blanca. Un hombre con problemas, atolondrado, habla sin parar y no escucha a nadie. Le digo dónde conseguir un mapa (Infotur) e indicaciones.

18/02 (sábado)

7.30 hs. Charla con el compatriota, Jorge, sobre la visita a Bartolomé Masó y las comandancias guerrilleras del Plata y de la Pata de la Mesa. Sale para allí, volando, atolondrado como siempre, casi sin información, sin sombrero y sin agua. Vuelve al rato porque dice que perdió el camión a Manzanillo: No entendió nada, no sabe, menos mal que perdió el camión. Igualmente nosotros no sabíamos bien cómo era para llegar a Masó y Segundo lo manda hasta la otra terminal de máquinas. Pero no es allí, lo encuentro de nuevo en el centro y me fijo en el mapa mío. Me doy cuenta de que hay que ir a Yara (en camiones que van también a Manzanillo, en la primera terminal que fue) y desde ahí a Masó. Me dice: "¡Qué bueno el mapa!, ¿Dónde lo conseguiste?" Es un flor de pelotudo, ni me escuchó la noche anterior. Claro, habla y habla casi sin parar. Lo mando de nuevo a Infotur y arranca para el otro lado. Lo freno y le vuelvo a indicar. Vuelve a salir mal. Y así un par de veces más, lo dejo. 


Me voy para Etecsa a navegar por i-net y justo sale de allí Jorge, peleándose con las empleadas. ¿Pensaría que en Etecsa iba a conseguir información turística y mapas?. ¡Qué pelotudo!

10 hs. Salimos de compras con 'E', que se hace una escapada del trabajo.

Almuerzo en El Manegua: Pollo frito, arroz congrí, tachinos (plátano verde frito en rodajas y aplastado a medio cocer) y chicharritas (plátano verde frito cortado muy fino), ensalada, refresco, 27 m/n. Casi pregunto si son cuc’s o un error. Pero no, es así de barato (poco más de un dólar). Dejo 13 pesos moneda nacional de propina.

Cena con Vivian y Segundo, me invitan. Me caen re bien y parece que yo a ellos. Vemos un partido de Beisbol (juega mi equipo: Santa Clara) y luego el video de la graduación de César 
(el hijo de unos 19 años) a su egreso como músico. Voy a ver sobre el bulevar porque se escucha una música extraña y alegre que contamina todo a su influjo. La gente baila, el órgano (que de eso se trata) y otros instrumentos dan un espectáculo mientras muchos bailan con el ritmo, alegría y gracia que sólo puede regalar un ADN africano. Grabo un video del órgano Bayamés, pautado, programado por una larga y ancha cinta de papel. 

19/05

8.00, desayuno. Ida al boulevard (Calixto García) a revelar fotos y arreglar lentes ahumados (esquina Máximo Gómez).



Boulevard de Bayamo. Foto: Esteban Cámara

Obras de arte en el Boulevard de Bayamo. Foto: Esteban Cámara

Foto: Esteban Cámara

Foto Esteban Cámara

Foto: Esteban Cámara
Almuerzo en Paladar "Bar Berán" (Donato Mármol 175): Filete de pargo con queso gratinado, guarnición, cerveza clara, 60 m/n.

A la tarde paseo por el casco colonial y parque central. Una jinetera me intenta abordar con un simpático ¡Hola!, pero mi respuesta es muy seca. Me doy cuenta de que el viernes no cambié plata y tengo pocos cucs y pocos m/n como para ir a Masó mañana. Después sabría que las Cadeca (casas de cambio, estatales) abren también los sábados y domingos.


20/05 (lunes)

7.45 hs. Desayuno en hospedaje.

Obtengo la lectura del gps de la casa de Vivian y Segundo: 20° 22’19.4” N y 76°36’51.4” O.

Caminando por el bulevar me encuentro con un Esteban Rafael cubano, viejo, comemielda. Intenta hablar mal de Cristina ("simpatiza con el comunismo", acusa). Sí, le digo con cara de ¿y?Le tapo la boca cuando dice que el comunismo trae miseria contestándole: Los chicos revolviendo de la basura para poder comer, eso es MISERIA. Me invita a su casa, me da la dirección quiere seguir la charla, pero sé que es difícil que vaya.

Almuerzo en el Manegua: Arroz con pollo con ensalada de pepino y chatinos, refresco: 23 m/n. 


Vivian me pide fotos de la casa, para una futura propaganda. Le saco unas muy bonitas y las edito eliminando la construcción que están haciendo en la terraza: Una nueva pieza, con baño y cocina. Va a estar buena. Corrijo también algunos errores de pintura y en la foto parece perfecta.



Duermo una siesta y me despierto con lluvia y con antojos de queso. Quiero probar cómo queda el queso con unas galletas saladas que compré el día anterior. Compro una horma de queso semiduro (1 kg) a 90 m/n, marca Bayamo (de la mayor empresa láctea de Cuba, aquí localizada).

Me entero de que llegaron tres "argentinas", chicas que en realidad son francesas. Bicicletearon desde Holguín, a Guardalavaca, Baracoa, Santiago, Pilón, Niquero, Manzanillo y, por fin, Bayamo. Portentoso, unas verdaderas amazonas.

21/05

7.10 hs. Me levanto y empiezo la preparación del viaje a Santiago. Saldré aproximadamente 15 horas para el alojamiento que me consiguió Alfredo (del cual en definitiva me derivaron a otro), previendo llegar a las 17 o 17.30.

Desayuno con las ciclistas francesas, tres amores. Una es rubia y de ojos clarísimos, muy dulce. Otra es castaña, de largas y atractivas piernas. La más dada me reconoce como Argentino (ya - ye - poyo, explica el yeismo), es morena y sugiere cierta herencia latina. Hablan muy bien el castellano y departimos entre nosotros, muy cómodos, como si no existieran barreras idiomáticas. 



Tomamos el desayuno: Batido de mango blanco, huevos fritos (2 para cada una, especificaron "somos deportistas"), leche, café, manteca, mango en gajos, miel y pan. Viene el zunzun de siempre, habitué del patio de Vivian y la francesita "latina" da un gritito: "Le colibrí". Me enternecen. Aborrezco un par de mis décadas.


Monsieur Le Colibrì, o zunzun (Cuba) o picaflor (Argentina). Foto: Esteban Càmara
Me voy de paseo por el boulevard  visito el Acuario, el Museo arqueológico, la maqueta de Bayamo y el museo de cera, cada uno un cuc. Hago algo de internet en Etecsa.

Poco antes del mediodía me cruzo con Rosana, la empleada de Vivian y me dice, sorpresivamente: 
‘No sabe como lo vamos a extrañar, Esteban, no se imahina…’. Es casi demasiado. No sé que tiene esta gente que es tan, pero tan cariñosa.

12.30, llega 'E' y al rato almorzamos by Vivian. Pollo, arroz amarillo, ensalada de pepinos. puré de ¡MALANGA! ¡Por fin pruebo la tan publicitada malanga!, la siento parecida al boniato, batata. También nos preparan tamales y bebida. Pago la estadía, no me quiere cobrar el almuerzo. Me saco fotos con Vivian, Segundo, Rosana, etc. Parece que vamos a llorar, pero no. Los quiero mucho, nos queremos mucho. Algo extraño pasó, algo que rompe el contrato de distanciamiento de la relación huésped-hospedero. 


Salgo a las 15.00 para la terminal de máquinas. El camión para Santiago parece estarme esperando, como siempre. Llueve fuerte pero, aunque parezca raro, no son mis ojos.

Amo a Bayamo, amé en Bayamo y volveré siempre a esa delicada joya. Aunque sea en sueños.





Esteban Cámara
Mayo-Julio de 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.