lunes, 14 de enero de 2013

¿Socialista y progresista?

Hermes Binner es el principal referente del socialismo argentino, en términos electorales. Su partido se llama Socialismo Popular y es el principal integrante del Frente Amplio Progresista.

Bien, aquí vemos un claro intento de manifestar una pertenencia de izquierda y/o progresismo. Antes de seguir, aclaremos que no son lo mismo. 

El Doctor Binner tiene experiencia de gestión. Durante varios períodos ha sido Intendente de la ciudad de Rosario (1 millón de habitantes, la ciudad más grande de la provincia de Santa Fe) y ha sido gobernador de esa provincia.

No obstante los nombres electorales, aquella gestión municipal estuvo claramente orientada a las obras de imagen, sobre todo beneficiando al centro de la ciudad de Rosario. Lo positivo de ello fue que transformó a la ciudad en un destino turístico. Pero, de socialismo, cero.

En su gestión como gobernador de la provincia (2007-2001), se caracterizó por triplicar la planta de funcionarios políticos y por impulsar las obras monumentales, de imagen. A su vez, posibilitó el ingreso de muchos empleados permanentes, en muchos casos mediante un sistema más transparente de selección. 

Paralelamente su gestión se vanaglorió de haber roto con la "lógica de contador", verbigracia para la férrea disciplina presupuestaria que impuso en la provincia a partir de 1991 el Contador Mercier, Ministro de Hacienda y Finanzas de las gestiones de Carlos Reutemann (excepción hecha de 2002-2003). Las autorizaciones de gastos se liberalizaron, por parte del ahora llamado Ministerio de Economía. Entre obras monumentales, incremento de planta y haberes de personal político, mayor libertad en el gasto e incremento de personal permanente, el presupuest de la provincia de santa fe llegó a ser deficitario. Cabe aclarar que desde 1991 hasta 2007, la provincia nunca había mostrado déficit en sus cuentas. Más aún, al asumir su gestión Binner, encontró un superávit de 700 millones.

Respecto de las obras, la provincia invertía anualmente hasta el 2007 unos 1.600 millones. A partir de 2008, la Nación le proporcionó a la provincia 700 millones anuales para obras (fondo proveniente de las retencionesde la soja) pero, las autoridades licuaron los otros 1.600 millones que vaya a saber adónde han ido a parar.

Bien, hasta ahora tenemos 1.600 millones de déficit más 1.600 * 4 (años de gestión) = 8.000 millones de pesos menos. La única financiación que quedó para las obras monumentales de la provincia son esos 700 M del fondo sojero.

Otra característica de la administración Binner fue la marcada desconfianza hacia los técnicos, profesionales y linea de gerencia de los organismos permanentes. En un par de ocasiones escuché a los funcionarios nuevos hablar de la "planta peronista" o los 25.000 peronistas. 25.000 personas integran la planta permanente administrativa de la provincia. Como estrategia ante esto, evidentemente, impulsaron el ingreso de nuevos agentes públicos. Pero desgraciadamente, fueron destinados a configurar plantas paralelas, "puenteando" instancias de control y normalización. Por ambas vías: el incremento de la planta de personal y la disminución del celo en el control, el déficit se incrementó.

En lo que hace al sueldo de los funcionarios políticos, es menester aclarar que el gasto no se desboca por los haberes en sí, sino por los reconocimientos de gastos de alojamiento y administración. Además, los decisores buscan monopolizar los viáticos, como un mecanismo de incrementar sus salarios. Debe mencionarse aquí que esta gestión incorporó una proporción mayor de personas del rico sur provincial, empresarios y/o profesionales acostumbrados a ingresos cuantiosos que, todo hace suponer, pusieron como requisito para colaborar con el gobierno, un jugoso incremento de haberes, viáticos y reconocimientos de gastos. 

Por otra parte, todo indicaria que un socialista establecería ingentes políticas sociales para paliar las grandes desigualdades existentes. Pues bien, nada de eso ocurrió.

Sí se ha actuado en políticas inclusivas desde lo cultural, lo cual es loable, con el agregado de algunas débiles iniciativas de promoción de los derechos humanos.

Un aspecto recientemente puesto a la luz pública, y muy sorprendente, es la relación entre la policía santafesina y el narcotráfico. El violento cáncer de ajustes de cuentas, extorsiones y colonización narco en la ciudad de Rosario se está poniendo al nivel del de las urbes sede de los más violentos cárteles narco. Esto probablemente hubiera empezado con los gobiernos anteriores, del PJ, pero hasta ahora el PSP no ha podido o no ha sabido o querido hacer mucho para cortar el proceso maligno.

Un aspecto que seguramente deberá abordar la justicia en un futuro mediato es la relación entre las obras de imagen y los estudios de arquitectos, siempre los mismos adjudicatarios, vinculados al "pancho" y a "la señora", así como la relación empresaria entre cierto encumbrado referente provincial de la tecnología y "los hijos de la familia".

Bien, la gestión Binner puede resumirse como derrochadora, laissez faire y orientada a la espectacularidad edilicia, con algunos aciertos en política cultural.

Analicemos ahora los determinantes ideológicos del discurso de Binner. Reiteradamente, el político se manifiesta como aborrecedor de la inflación. Ésto es un rasgo novedoso para un socialista, dado que los que suelen hacer eje en la inflación son los discursos económicos liberales que buscan vender recetas monetaristas: Control de la emisión y reducción del gasto público, básicamente, con sus secuelas de recesión y miseria.

Otro de los elementos novedosos que han aparecido en su discurso recientemente es la "institucionalofilia", paradigma de los discursos formalistas en lo político, propios de la partidocracia burguesa. Ha llegado al extremo de alabar a la nación africana de Ghana como ejemplo republicano, lo que es casi un chiste.

Viendo este panorama, resulta complicado suponer que, más allá del nombre de los sellos que integra, Hermes Binner pueda suponerse como de izquierda, o siquiera progresista moderado.






Esteban Cámara

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.