miércoles, 7 de noviembre de 2012

Sobre el grupo Clarín

En respuesta a las publicidades del multimedios Clarín, la revista Barcelona hizo este genial texto que me pareció importante difundir:

Todavía se puede operar.


El Grupo Clarín es 3 diarios de circulación nacional, 1 de distribución gratuita y 2 de distribución regional. Y tuvo la impertinencia de recibir del Estado la principal fábrica de papel del país, que la dictadura expropio a fuerza de extorsión y torturas.

Cuando un diario es dueño del papel, puede crecer y beneficiar a sus socios, condicionar el mercado y condenar a la desaparición de sus competidores.

El Grupo Clarín es 9 revistas, 1 agencia de noticias, 3 imprentas, una cadena de venta y distribución de libros y 2 editoriales de textos educativos.

El Grupo es 18 portales de Internet, la más grande feria dedicada a la producción agrícola-ganadera, 1 correo privado, 1 empresa de telefonía digital y 4 empresas proveedoras de Internet.

El Grupo es el principal operador de televisión por cable e Internet; en muchas localidades, la única opción para este servicio.

El Grupo Clarín es 11 radios AM, 129 radios FM y 100 radios on line.

El Grupo es 8 canales de televisión de aire y 6 canales de cable, 3 productoras de contenidos para televisión y 1 productora de contenidos cinematográficos.

Clarín es un grupo de empresarios inescrupulosos que decidió controlar todo el mercado de medios audiovisuales, digitales y gráficos a fuerza de presiones, operaciones, aprietes, denuncias falsas, pesificación de deudas y testaferros. Y que continúa ofreciendo productos por discutible cantidad.

Y hoy, vos, en muchos lugares, no podes elegir otro proveedor de televisión por cable que no sea Cablevisión, que no incluye en su grilla muchos canales que tal vez a vos te gustaría ver.

Y si no te parece Cablevisión, podes dejarlo ya. Y quedarte sin televisión por cable.

Hacia falta una ley para que pueda existir otras opciones.

Y ya no depende de vos, porque vos ya votaste a los legisladores que diseñaron y aprobaron una ley al respecto.

Mañana a la mañana no compres Clarín y listo, igual te llega gratis como cada vez que hubo paro de canillitas y cientos de promotoras te lo regalaron en cualquier esquina.

Clarín es el diario más vendido; mejor dicho, el más comprado, eso no lo hace nacional y popular sino, simplemente, el más vendido y el mas comprado.

Hace 67 años hace todo lo posible para que vos no tengas otra opción que leerlo, escucharlo, mirarlo, tragártelo todos los días, y la ambición no tiene caducidad.

Y de vos no depende que vuelvas a elegirlo, porque cada vez tenes menos posibilidades de elegir otra cosa, u otra, u otra.

Grupo Clarín:

Independiente de este gobierno, no de los anteriores.

Además, Clarín siempre estuvo a favor de las dictaduras ("Total normalidad", marzo de1976)...
Siempre defendió los gobiernos más antipopulares, más entregadores del patrimonio del país. Cuando el país se iba al carajo para Clarín "Estaba todo bien". "Clarín ataca como partido político y se defiende con la libertad de prensa", decía un dirigente como Jaroslavsky. Alfonsín decía que Clarín quería quitarle la esperanza al pueblo argentino.

Clarín siempre mintió, tergiversó o invisibilizó según conviniera a sus intereses. Me repugna particularmente la nota de diciembre de 1976 (La ardua recuperación) en la que, durante la dictadura militar, quisieron presentar a los campos de exterminio como un internado amable y educativo...



De alguna manera, Clarín le hizo creer a mucha gente que defendía sus intereses cuando sólo defiende el suyo, como la agresión ambiental en los esteros del Iberá que intentó uno de sus directores, finalmente desactivada ante las críticas y a las que el oligopolio siempre invisibilizó o ridiculizó.

Fué partícipe de una de las peores violaciones a los derechos humanos y terrorismo económico de la dictadura militar, como el robo de la empresa papel prensa a los Graiver, bajo amenazas de muerte y torturas, para terminar beneficiándose con la misma junto con la otra tribuna de la oligarquía antipatria como el diario La Nación. No contentos con esto "usaron" este beneficio ilegal para asfixiar a la competencia, en particular a Crónica que pasó de 400.000 ejemplares diarios a menos de 100.000, gracias exclusivamente a las restricciones que el abuso de la posesión de un recurso estratégico por parte de su competidor.

Pero, por sobre todas estas lacras, se han convertido en el principal comprador de voluntades de políticos argentinos, a los que manejan como títeres en un espectro que va desde la extrema izquierda a la extrema derecha.

La batalla por la democracia incluye la libertad de informarse y este multimedios, este oligopolio, es uno de los principales obstáculos para la libertad y la democracia en este país. Es fundamental para nuestro futuro la plena aplicación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.





Esteban Cámara

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.