martes, 23 de octubre de 2012

Otro/s antecedente/s sospechoso/s

El rey de la efedrina, lo llamaban a Mario Segovia, ese hombre que pasó de mozo de café a exportador de bananas, cosa bastante difícil para un país principalmente importador de dichos frutos. Vivía en Fisherton, barrio rosarino de alto perfil adquisitivo, manejaba autos de alta gama como un Rolls Royce Phantom blindado o un Hummer, entre otros muchos. Hace pocos días fue condenado por la justicia federal a 14 años de prisión.


Fue arrestado por fuerzas federales a fines de noviembre de 2008 en la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe, cuando la policía provincial no tenía ni la menor sospecha de su nivel de vida injustificadamente ostentoso ni de sus movimientos de mercadería. El jefe policial a cargo del área de drogas ilícitas era Tongoli.



¿Se acuerdan de la operación de falsa bandera que armaron con una trafic llena de marihuana en enero de este año? Quisieron hacer creer que estaba afectada al Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Se regodeaba con esto la prensa paga, como El Litoral y el Uno, dando por sentado que la camioneta efectivamente pertenecía a la Nación cuando todo indicaba que era un "armado" y manejando una cantidad impresionante de filtraciones y pruebas falsas que sólo podían provenir de la conducción política o de la misma fuerza policial. Y mal armado: Yo el 17 de enero publiqué en Facebook mis dudas porque una de las "pruebas", una factura de compra de neumáticos de noviembre de 2011, era manifiestamente falsa. Las facturas deben ser presentadas antes de la finalización del año fiscal si quieren ser cobradas. Además de que el vehículo estaba ploteado como si fuera propiedad de Desarrollo Social cuando la cedula verde estaba a nombre de un particular, pero el estado no le pone su nombre a un bien ajeno. ¿Quién  era el jefe policial provincial de aquella opereta?: Tongoli. Enlace a un interesante artículo sobre cómo se armó la operación.


En todas estas operaciones sobrevuela la sombra del ex efectivo de inteligencia policial en la época de la dictadura, el gordo cara de urraca. Él alardeaba de manejar la policía santafesina desde su alto cargo en el Ministerio de Seguridad de Binner. Me pregunto por qué nadie lo nombra todavía.

Para terminar, el abogado de Tongoli se llama Jauchen. ¿No les suena? Es el mismo del ex arzobispo abusador y del tesorero desleal de los tres palos robados al Banco Nación. Hmmmmmm, que lindo.

Y nuestro gobernador "no sabía nada".  Falta que diga: Y dicen que soy aburrido...



Fe de erratas: El nombre del tipo no es Tongoli.
 




Esteban Cámara

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.