miércoles, 31 de octubre de 2012

El dilema de la pulga

Ricardito Alfonsín, hijo de aquel presidente que fuera bastardeado, ridiculizado y hostigado permanentemente por el multimedios Clarín y contra el que despotricaba duramente en público y en privado, hoy se ha alineado manifiestamente con los enemigos de su padre. Hay quien dice que es porque no ve lo que tal pseudoperiodismo (lobbysmo, en realidad) le hizo a su padre, otros dicen que no le importa.

Yo tengo una teoría diferente: Ricardo Alfonsín sufre el dilema de la pulga. Por sus propios medios es insignificante. Entonces piensa, bueno, me subo al lomo de un león y así voy imponer respeto. El problema es que sigue siendo una pulga y, encima, en cualquier momento el león se lo va a sacudir o lo va a engullir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.