miércoles, 17 de octubre de 2012

17 de octubre: Lealtad

Hace 67 años el pueblo trabajador se movilizó para exigir la liberación del hasta hacía pocos días Secretario de Trabajo y Previsión de la Nación, el Coronel Perón.


En su gestión, Perón había comenzado a relacionarse con los sindicalistas y había empezado algunas reformas a la legislación laboral de sentido muy progresista, que llamaron la atención de los trabajadores y sus dirigentes.



Por aquel entonces, ese gobierno militar había acabado con un gobierno fraudulento, producto de lo que se llamaba 'fraude patriótico', contubernio oligárquico que omitía la voluntad de las mayorías. El grupo de militares que había llegado al gobierno, GOU (Grupo obra de unificación) tenía una composición variada, desde nacionalistas "del tercer mundo" (en un sentido casi mariateguista de nacionalismo) y vertientes simpatizantes con el fascismo. El establishment estaba representado en ese grupo y consiguieron, previa votación entre un grupo de oficiales de campo de mayo, remover del cargo al Coronel Perón al que incluso encarcelaron en la isla Martín García. Estos hechos contaron con el apoyo de sectores de la CGT comunistas y socialistas que, en sintonía con la Embajada de EEUU, veían en Perón a un filonazi.



El proletariado, por aquel entonces, estaba invisibilizado en la Argentina, no tenía entidad política y el poder se repartía entre expresiones de la pequeña burguesía (UCR, mayormente excluída mediante el fraude) y la oligarquía, que contaba con el apoyo de las embajadas estadounidense, inglesa y de la corporación militar.



El 17 de octubre una enorme y mayormente espontánea manifestación obrera exigiría en Buenos Aires la libertad del Coronel Perón. La clase media y alta de la capital veía con horror cómo sus dominios antes impolutos se inundaban con una marea interminable de gente de tez morena y aspecto humilde. Aluvión zoológico, lo llamaron. Era el proletariado, los descamisados, algo que ellos siempre quisieron desconocer. Desde entonces la expresión "poner las patas en la fuente" representa la rebelión del proletariado en contra de los designios de la pequeña y gran burguesía.


Los descamisados poniendo las patas en la fuente de la plaza de mayo, al fondo la Casa Rosada (sede del Gobierno Nacional).

Descamisados suena a los "sans culottes" de 1789, y tambien a "mis grasitas" como los llamaba nuestra añoradísima Evita.

Era la enorme lealtad del pueblo trabajador hacia su líder, el hombre que los puso en la escena política, le dió no sólo las leyes laborales, sino la identidad política y la posibilidad de imponer su abrumadora mayoría.


Desde entonces se celebra en Argentina el día de la Lealtad del pueblo peronista cada 17 de octubre.  ¡FELIZ DÍA A TODOS LOS COMPAÑEROS PERONISTAS LEALES!





Esteban Cámara

1 comentario:

  1. No se puede ser un peronista leal aliado a los enemigos del pueblo: el conservadurismo (hoy neoliberal), la sociedad rural y otros grupos del establishment enfrentados a un gobierno peronista. A mi modo de ver, la lealtad hoy pasa por ser leal al proyecto kirchnerista y a Cristina. Sobre todo cuando, en general, los otros, los que están en contra de este gobierno son resabios del lopezrreguismo y la triple A.

    ResponderEliminar

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.