sábado, 25 de agosto de 2012

Breaking Bad

Un super sobrecalificado profesor de química de la secundaria es diagnosticado de cáncer de pulmón inoperable. Le dan pocos meses de vida. Tiene un hijo adolescente con parálisis cerebral, la casa hipotecada y su mujer gesta un embarazo no deseado. Está casi en quiebra, su seguro de salud no le cubre ese tratamiento, de llegar a morirse su familia perderá la casa. Son las delicias de la contradicción capitalista en el país en donde están las mayores fortunas pero el 20% de la población no tiene a su alcance ni el más modesto cuidado de la salud. Nada menos que la salud. El sueño americano es sólo para los sanos.

Al volver a su casa ve en la televisión el decomiso de cientos de miles de dólares en un cocina de drogas. Preguna a su cuñado, agente de la DEA, quien le confirma que es muy frecuente encontrar en esos antros enormes sumas de dinero. -Mañana allanaremos una de estas cocinas, le informa su cuñado. Pide a éste que lo lleve, argumentando curiosidad.

Al otro día, mientras los agentes ingresan ve que de la ventana de una casa vecina escapa un ex alumno suyo: Era precisamente el cocinero que los agentes pensaban atrapar.

A esta altura está clara la idea de Walter White, el protagonista. Busca a su ex alumno y le propone unir los conocimientos de éste acerca del mercado con los suyos de química. Logran fabricar un producto de rara calidad y pureza, pero allí sólo empiezan las aventuras: problemáticas relaciones con los zares locales de la droga, celos de los cárteles vecinos, resquemor en la policía (fantásticamente impolutos, al parecer).

La serie es muy buena, con mucha calidad visual de narración y personajes muy bien delineados y actuados. Producida para AMC por Vince Gilligan y Mark Johnson, escrita por Gilligan, mayormente, y protagonizada por Bryan Cranston (también productor y director de algunos capítulos) y Anna Gunn, se empezó a emitir en 2008 y va por la quinta temporada.




Hay una parte en donde el cuñado agente de la DEA y el protagonista festejan la espera del bebé de este. El agente de la DEA le convida de una caja de puros cubanos mientras toman abundante licor. Walter le hace notar la hipocresía a su cuñado: Fumando habanos que están prohibidos en EEUU (una más de las barbaridades del bloqueo a Cuba) y bebiendo sustancias alcohólicas que hace algunas décadas están prohibidas. A veces me pregunto, dice: ¿Qué cosas que hoy están prohibidas estarán permitidas mañana? Claro, al agente no le pidan filosofía o amplitud de mente.

Recomiendo mucho esta serie que en Argentina emite AXN los jueves a las  22.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.