miércoles, 20 de junio de 2012

¿Qué tengo con la iglesia?

¿Por qué pienso lo que pienso sobre la iglesia?

Y bien, por esto:

  • Porque negrearon a mi madre sin piedad, consumiéndole los mejores años de su vida como vice-directora de una escuela religiosa, pagándole un turno laboral simple de maestra cuando en realidad hacía turno doble porque el pseudo director era un hermano ¡lego!, semianalfabeto y muy, muy inútil.
  • Por los millones de originarios americanos, africanos y asiáticos masacrados y esclavizados en el nombre de Cristo.
  • Por la comunión y el apoyo de la iglesia argentina a Videla, Massera, Astiz y tantos asesinos, torturadores y desaparecedores de mis compañeros.
  • Porque sabían de todo esto desde 1976 y nunca dijeron nada.
  • Por la persecución a Galileo Galilei y tantos científicos y pensadores.
  • Por la oposición y la difamación a Darwin y su brillante enunciación de la selección natural.
  • Por el brutal asesinato del pensador Giordano Bruno en la hoguera, condenado por … pensar.
  • Por la protección a los nazis luego de 1945.
  • Por los baños mugrientos de la escuela San Cayetano de Santa Fe, adonde tuve la desdicha de ir entre 1966 y 1970.
  • Por la comida putrefacta que daban en el comedor de la misma escuela, comida que el cura mugriento recibía en donación y así hacía su negocio, cobrándole al estado y a los padres de los alumnos. El único milagro ahì fue que no se les muriera intoxicado ningún chico. Ahora bien, vòmitos y descomposturas hubo a montones pero eso no lo frenó.
  • Por los miles de perseguidos, torturados y asesinados por la inquisición.
  • Por los curas abusadores, protegidos por la Santa Sede.
  • Por las múltiples apuestas a la muerte por parte de la iglesia respecto de quienes no comparten sus ideas.
  • Por la coacción intelectual, la chatura cultural y la amputación ideológica ejercidas sobre la humanidad a lo largo de 20 siglos.
  • Por la represión sexual que siempre impulsó.
  • Porque no hicieron nada por mi hermana cuando fue secuestrada, torturada y encarcelada inmotivadamente por la dictadura empresario-militar Argentina en 1977-81.
  • Por la destrucción de innumerables tesoros culturales originarios americanos, africanos y asiáticos por no corresponder a su fe ni ser entendidos por sacerdotes semianalfabetos y de antorchas llevar.
  • Por las toneladas de muertes por abortos clandestinos fomentadas por la iglesia al no permitir la educación sexual ni mucho menos el aborto legal, gratuito y seguro.
  • Por todos los ‘diferentes’ suicidados, perseguidos y hostigados por no encuadrar en los cánones de comportamiento religioso.
  • Porque siempre, siempre, SIEMPRE estuvo con los esclavistas, los señores feudales, los colonialismos e imperialismos y los explotadores de los humildes y débiles de este mundo.
  • Porque predica la sumisión de los explotados, asegurándoles una vida futura que no tiene constancia de que exista, mientras que la vampirización de los obreros ES, aquí y ahora.
  • Porque sus agentes siempre apoyaron las guerras de codicia y la muerte, y esto detrás de casi todos los bandos.
  • Porque predica humildad y está ahogada en riqueza.
  • Porque siempre se sentó a la mesa de los poderosos de la tierra a consumir los manjares más exquisitos fruto del latrocinio y la iniquidad y no en la humilde pero honesta mesa de los pobres.
  • Por las mujeres abusadas por sus maridos y la defensa eclesiástica de hecho de los abusadores.
  • Porque sus templos se parecen más a sepulcros blanqueados que a sitios de amor.
  • Por Von Wernich, que como capellán de la policía participaba de las sesiones de tortura y por todos los curas cómplices de genocidio.
  • Porque el texto en el que se basa es una evidente colección de pamplinas propias del pensamiento supersticioso de una persona de hace 50 siglos que quiere relatar la historia del mundo y no le da ni cerca. Si fuera inspirada por algún dios no tendría esas marcas culturales.
  • Porque expulsó a un sacerdote por apoyar el matrimonio igualitario pero no a Storni (arzobispo abusador), o a muchos otros abusadores de indefensos, ni a los curas torturadores.
  • Por convertirse en cómplice y garante de los imperios desde el siglo III.
  • Porque las jerarquías vaticanas siempre se aprovecharon del ejemplo de los curas que optaron por los pobres para escudar sus negocios y traiciones, no vacilando en mandarlos a la muerte o “gozoso encuentro con su creador” como dijo un cardenal argentino respecto de los padres palotinos asesinados por la dictadura empresario-militar en Buenos Aires en 1976. Así es como ocultan su ignominia detrás de las inmaculadas figuras de Carlos Mugica, Enrique Angelelli, Arnulfo Romero y muchos otros.
  • Pero, básicamente, porque como toda iglesia se aprovecha de la debilidad de mucha gente a la que le gusta que le digan qué hacer y cuando, qué pensar, que comprar y, reforzando esa tendencia, los gobierna o colabora con los opresores.

Esto no es solamente sobre la iglesia católica, se puede ver a cualquiera de las otras en conductas similares.


Esteban Cámara

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.