sábado, 23 de junio de 2012

Argentina - Paraguay: ¿Casualidad?

En junio de 2012 se produjeron graves intentos desestabilizadores en Paraguay y en Argentina, pràcticamente el mismo dìa.

En Argentina, el lìder de la central obrera, Hugo Moyano, asociado al principal referente de la derecha: Mauricio Macri, inició un paro salvaje, con bloqueo de las plantas de distribución de combustible, paro general de actividades y, fundamentalmente de transporte carretero. A este paro se sumaron, más o menos explícitamente, las patronales del transporte de cargas. La excusa es bastante banal: el gremio pedía 30% de aumento (el sindicato que más había logrado era 24%) y la patronal ofrecía 21%. Otra excusa era el pedido de aumento del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias, impuesto que afecta al 10% de los trabajadores.

Además del bloqueo de plantas de combustible, se amenazaba el transporte de alimentos, la actividad agraria, las ambulancias y traslados de salud, los movimientos policiales, hasta la recolección de basura.

Con estas premisas se llevó a poner en jaque TODA la actividad laboral, social, económica, sanitaria, la seguridad, etc. La estabilidad del país fue amenazada

Lo que llama la atención en esto es la desproporción entre fines y medios. Tan es así que logrado un 25,5% de aumento el paro fue levantado. Es en serio: Apenas 4 puntos de incremento de sueldos fueron la diferencia entre el caos y la normalidad.

Moyano, antiguo aliado del gobierno argentino empezó a alejarse del mismo cuando se produjo el asesinato del joven militante antiburocracia sindical, Mariano Ferreyra, por parte de una patota sindical de un gremio aliado a Moyano. Este asesinato, ocurrido pocos días antes del fallecimiento del ex presidente argentino y esposo de la Presidenta Cristina Fernández, Néstor Kirchner, había indignado a Kirchner quien había prometido su esclarecimiento y el castigo legal a los responsables. A esto lo contó en su momento Cristina Fernández, aún más, pocas horas antes de su fallecimiento, Nestor había recibido un llamado de Moyano desde Buenos Aires. Al parecer, la charla lo había indignado.  

A partir de allí, la relación entre el gobierno y Moyano se fue enfriando. Colaboraron en esto las reiteradas exigencias de Moyano de protagonismo y el singular pedido de que un "trabajador" sea candidato, refiriéndose, sorprendentemente, a algún burócrata sindical.

Mientras el paro argentino ocurría, el Senado del Paraguay determinaba el juicio político del presidente constitucionalmente electo: Fernando Lugo, aliado político del progresismo latinoamericano integrado por las Presidentes de Argentina y Brasil y los mandatarios venezolano, boliviano y ecuatoriano.

Las razones esgrimidas para el juicio político eran vagas: Mal desempeño de sus funciones. Pocos días antes hubo un enfrentamiento en una toma de tierras en donde fueron asesinados campesinos sin tierra y efectivos de seguridad. Detrás de estos enfrentamientos se encuentra el dominio de la producción de soja, cuyos dividendos representaron alrrededor de 4 mil millones de dólares en 2011. El sector de los poderosos productores de soja estaba políticamente enfrentado con el Presidente Lugo por intentos de reparto de tierras y aumento de impuestos, además del problema de fondo: La diferencia ideológica y de intereses de clase. "Casualmente" los barones de la soja de Argentina tambien conspiraron contra el gobierno de Cristina Fernández, desde el año 2008.

Como resultado del juicio, consumado en tiempo récord y sin posibilidad de defensa por parte de Lugo, en apenas un par de horas de proceso el presidente fue destituido y el Vicepresidente Federico Franco (enfrentado al mandatario desde un principio), fue designado Presidente. Sólo 39 paraguayos, senadores ellos, decidieron la destitución. Hubo 4 votos en contra y 2 abstenciones.

Federico Franco, el vicepresidente traidor (admirado seguramente por el ex vicepresidente argentino Cobos, otro traidor aunque menos eficaz) cuenta con el asesoramiento de Jaime Durán Barba, quien en Argentina asesora al líder derechista (y reciente aliado de Moyano), Mauricio Macri.

Macri, sorpresivamente, manifestó su apoyo al paro de la. CGT Era la primera vez que este político derechista apoyaba alguna acción gremial.

Repasemos las coincidencias de los sucesos en Paraguay y Argentina: 
Sojeros, 
Macri - Duran Barba, 

Vicepresidente y traidores varios, 
El mismo dìa, las mismas ideologías, los mismos intereses.

Demasiadas casualidades, al menos para mi gusto.

Por mi solitaria parte, creo que se trató de un intento "bífido": Un juego a dos puntas en donde cada una de ellas sirve de distractivo, ayuda y cobertura de la otra. Podían ganar las dos, o bien, como efectivamente ocurrió, una de ellas. Pero, sin duda, los sucesos de Argentina sirvieron para opacar y lubricar la traición en Paraguay.



Apuntes

Producciòn 2011 de soja en Paraguay: 8,4 millones de toneladas.
Precio de la soja: u$s 495/tonelada.
Facturaciòn soja en Paraguay: 4 mil millones de dòlares (2011)




Esteban Cámara
Santa Fe, 23/06/2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.